tiempo.com

Decenas de récords por calor, es una ola de calor extraordinaria

Mientras Francia renueva su récord de temperatura máxima nacional, la cantidad de efemérides batidas en los observatorios españoles se cuenta por decenas en lo que ya está resultando ser una ola de calor extraordinaria.

Girona calor
Esta tarde la ciudad de Girona ha superado los 43 ºC, el anterior récord era de 39,7 ºC.

La potente advección de aire tropical continental que esperábamos en la Península, está alcanzando su punto álgido y empiezan a notarse sus consecuencias más severas. Ayer jueves el cielo se tornó blanquecino por la calima en gran parte de la península y, además, empezaron a caer los primeros récords de temperatura en el entorno de capitales de provincia, como es el caso de Lleida (41.9 ºC), Pamplona Aeropuerto (40.5 ºC), Madrid Aeropuerto (40.3 ºC) y Burgos (38.8 ºC). En estas cuatro estaciones se batieron las efemérides de temperatura máxima para un mes de junio. Teruel y Cuenca, en cambio, destacaron por tener las mínimas más altas para un mes de junio, con 19.0 ºC y 24.0 ºC respectivamente.

El caso de Burgos destaca especialmente por superar al anterior en casi 2 ºC, alcanzado el 22 de junio de 2003 con 36,9 ºC. Y no sólo eso, también se igualó el récord absoluto de temperatura de esta estación, 38,8 ºC el 4 de agosto de 2003, durante la más que conocida ola de calor que afectó a buena parte de Europa.

Viernes y sábado, los días más extremos

Sin duda alguna, con la llegada del fin de semana se avecina la parte más severa del episodio de calor en nuestro país. Si bien el domingo las temperaturas pueden iniciar un ligero y progresivo descenso, este viernes y sábado son sin duda los días más duros. Esta tarde de viernes hay numerosas capitales que han alcanzado el récord para un mes de junio: Madrid, Valladolid, Soria, Ávila, Burgos, Granada, Girona y Logroño, de entre las que destaca especialmente Girona porque además del valor mensual, ha superado con creces el récord absoluto de toda la serie, que era de 41.3 ºC el 5 de julio de 2015.

Todos estos valores están a la espera de confirmación y validación por parte de la AEMET, que es el organismo oficial competente. Además, queda el sábado por delante, que también tiene potencial para batir algunos registros históricos más.

No sólo destacan las máximas, también las mínimas... Y el viento

Un fenómeno habitual en zonas de montaña durante advecciones potentes y en situaciones de relativa estabilidad atmosférica, son los vientos catabáticos o vientos de ladera que aparecen a sotavento del sistema montañoso. Cuando una masa de aire que se encuentra estable cerca de la superficie se ve obligada a ascender por una cadena montañosa, tiende a recuperar su posición de equilibrio en cuanto la rebasa, precipitándose ladera abajo y acelerándose a medida que desciende. Recuerda mucho a lo que sucede en el curso de un río cuando el agua se ve obligada a superar un obstáculo o una represa y se acelera formando rápidos una vez que lo rebasa.

Esto es lo que ocurría ayer en el Sistema Central y que dio lugar a una situación excepcional en Segovia. Durante la mañana batieron dos récords para un mes de junio, el de mínima más alta para el periodo de referencia 1989-2010, con 22.7 ºC y el de racha máxima de viento para un mes de junio, con 91 km/h. De hecho se reportaron incidencias en numerosas zonas arboladas, obligando a cerrar parques en la capital por la caída de ramas de grandes dimensiones.

¿Son habituales estas anomalías?

Definitivamente no. Es habitual que en episodios de calor (o frío) potentes se batan récords en diversas estaciones de forma puntual, más habitual aún aquellas con una serie histórica corta. Pero no podemos decir lo mismo de este episodio, en el cual se están batiendo una gran cantidad de efemérides por todo el país, algunas de las cuales poseen más de un siglo de antigüedad.

Cabe destacar que no sólo en nuestro país se han batido récords. Francia acaba de superar los 45 ºC en una de sus estaciones, lo que constituye un nuevo récord nacional, pero hay algo aún más concluyente que nos permite asegurar el carácter excepcional de este episodio. Para determinar la naturaleza cálida o fría de una masa de aire, es muy habitual echar mano de las temperaturas registradas a 850 hPa (unos 1500-1600m de altitud). Esto permite analizar una masa de aire de una forma mucho más objetiva, puesto que los registros de las estaciones meteorológicas en superficie están muy condicionados por brisas, tipo de suelo, islas de calor urbanas y otros efectos muy locales que pueden condicionar los registros de temperatura.

Una prueba objetiva de que este evento está siendo excepcional en buena parte del norte peninsular y también en nuestro país vecino, es que también se han batido récords de temperatura a 850 hPa registrados mediante sondeos. Varios de estos registros han estado repartidos por diversos puntos de la geografía francesa, destacando el de París. Pero también se han reportado valores extremos en nuestro país, al batirse la efeméride de Barcelona con 25.6 ºC en el sondeo de mediodía del pasado miércoles, superándose el anterior registro máximo de 25.4 ºC.