StoreWindows10

Cerca de 30 provincias con avisos: vuelven las lluvias intensas

Con altas presiones en Escandinavia, bajas presiones en el Mediterráneo y en el Atlántico se abren las puertas a importantes precipitaciones en la Península Ibérica. Podrían acumularse más de 150 l/m2 en puntos del sur y el este.

Fernando Llorente Fernando Llorente 17 Nov 2018 - 18:45 UTC
Massamagrell
Entre mañana y el lunes se volverán a ver imágenes como ésta (ayer en Massamagrell, Valencia) en puntos del este y sur peninsular.

Para los amantes de la Meteorología los próximos días van a ser apasionantes, aunque peligrosos por los fenómenos atmosféricos que van a desarrollarse en todas las comunidades. Para mañana la AEMET ha decretado avisos en cerca de 30 provincias por lluvia, tormentas y temporal marítimo.

Situación en superficie y altura

Un escenario poco habitual va a provocar un tiempo muy inestable. Tenemos un potente anticiclón de 1044 hPa centrado en Escandinavia que se enfrenta a la borrasca atlántica Carlos de 972 hPa en su centro, situada entre Terranova e Irlanda. Esta última dispone un frente frío muy activo que está a las puertas de la Península Ibérica y se prolonga hasta Canarias.

Por si todo esto no fuese suficiente, una baja relativa centrada al sur de Italia está enviando líneas de inestabilidad, con aire húmedo y cálido hacia las costas mediterráneas peninsulares, que al chocar con la costa y con las montañas próximas provoca una acusada inestabilidad con grandes precipitaciones.

El reflejo a 500 hPa, es un núcleo cálido al norte de las islas Británicas que, junto con un embolsamiento frío en el Mediterráneo central, provocan un flujo muy marcado de noreste hacia la Península, con un movimiento retrógrado -de este a oeste- de la masa fría. Mientras tanto, por el oeste la borrasca Carlos tiene asociada una potente vaguada que es posible llegue a formar una DANA en los próximos días.

Si el modelo del centro europeo continúa con su predicción, la unión de estas dos masas frías en altura se va a producir sobre la Península Ibérica, principalmente en su parte este y nordeste durante la noche del domingo y madrugada del lunes.

Predicción para el domingo y el lunes

Se espera que durante la jornada dominical las precipitaciones sean localmente fuertes, persistentes y acompañadas de tormenta en el oeste y sur de Andalucía, Comunidad Valenciana, Cataluña y parte del sistema Central, llegando incluso a ser puntualmente muy fuertes en terreno andaluz, Castellón y Gerona. La nieve se podrá empezar a ver a unos 1.400 metros en Pirineos y al final del día a unos 1.600 metros en las demás zonas montañosas peninsulares.

Las precipitaciones se podrán producir en cualquier otro punto de nuestra geografía, aunque serán más débiles cuanto más al norte y noroeste peninsulares y al sur del archipiélago canario.

El lunes esperamos pocos cambios con precipitaciones localmente fuertes, ocasionalmente tormentosas y sin descartar que puedan ser puntualmente muy fuertes en el área del Estrecho, Baleares, Comunidad Valenciana y zonas próximas. Como sucedía en la jornada anterior, las precipitaciones serán menos probables en el norte y noroeste de la Península, así como en el sur de Canarias. La cota de nieve será algo más baja en Pirineos, manteniéndose en las demás zonas montañosas.

Durante estos dos días se pueden llegar a acumular cantidades superiores a los 150 l/m2 en comarcas del área del Estrecho, Sistema Central, Comunidad Valenciana, nordeste de Cataluña y Baleares.

¿Y en próximos días?

Con el escenario previsto el pronóstico es muy complicado, porque todo va a depender de la unión de ambas masas frías en altura. De todas maneras, se espera que la inestabilidad sea casi generalizada en la mayoría de las regiones.

El martes las precipitaciones probablemente serán más probables en la vertiente cantábrica, en el oeste de Galicia, sistema Central, sierras orientales de Andalucía y en el entorno del área del Estrecho. Por el contrario, poco probables en el litoral del sureste peninsular. Las temperaturas iniciarán un claro descenso, apareciendo la nieve ya a tan solo 800 metros en los Pirineos.

Para los siguientes días la situación meteorológica seguirá marcada por la presencia de bajas presiones en el entorno peninsular, con precipitaciones en la práctica totalidad de las regiones, aunque existe una amplia incertidumbre sobre la distribución espacial y temporal.

Publicidad