La máquina atrapa carbono más grande del mundo ya está en marcha

Orka, la máquina succiona carbono más grande del mundo, ya funciona en Islandia. Aunque se sugirió que sería una solución al cambio climático, la realidad es que dista bastante de ello.

Orca
Orca obtiene el CO2 del ambiente y lo inyecta a la corteza terrestre

Orka es el nombre de la máquina que atrapa carbono más grande jamás construida. Su finalidad es convertir CO2 en roca. Se puso en marcha en Islandia, donde generó una gran euforia, pero todavía no queda muy claro si realmente funciona como se piensa. Su coste de construcción alcanzó los 15 millones de dólares, según reportó National Geographic.

Más allá de su utilidad real, lo que queda claro es que una sola de estas máquinas dista mucho de poder combatir la emergencia climática global. El proyecto llevó varios años de investigación y la máquina encargada de atrapar carbono se instaló al sudeste de Islandia, en Hellisheidi. Al día de hoy es la más grande en la captura directa de CO2 en todo el planeta. Por su parte The Science Times señaló que Orka está diseñada para absorber y almacenar dióxido de carbono bajo tierra.

Islandia es una isla volcánica muy activa, y Hellisheidi es conocida en todo el país por tener instalaciones geotérmicas enormes. La construcción estuvo a cargo de las empresas Carbfix de Islandia y Climeworks de Suiza, y obtienen el carbono directamente del aire. Eligieron bautizarla como Orka que en el idioma local significa energía.

El modelo de negocio detrás de la máquina

Según los fabricantes, la máquina tiene capacidad para capturar y procesar 4 mil toneladas métricas de CO2 anualmente. Para comprender la escala, ese volumen de CO2 se correlaciona con las emisiones de poco menos de 800 automóviles particulares. También puede decirse que esa cantidad de CO2 es lo que producen 250 estadounidenses anualmente. Por eso, quienes sugirieron en un principio que la máquina iba a ser una solución contra el cambio climático pecaron de excesivamente optimistas. 

Lo que también es cierto es que tanto Climeworks como Carbix no viven de la beneficencia. Su modelo de negocio apunta concretamente a vender esta máquina como un recurso a países que puedan resultar interesados. Aunque efectivamente atrapa algo de CO2, serían necesarias muchas máquinas para lograr un valor realmente significativo.

Hasta el momento, lejos de lo que supusieron muchos, el beneficio ecológico es ínfimo. Tampoco queda claro cómo los inversores podrán convencer a países para que compren un número considerable de sus máquinas atrapa- CO2. Aunque la intención comercial detrás del proyecto es válida, lo cierto es que se generó una expectativa que dista mucho de la realidad.

Cómo funciona Orka

En la presentación de Orka, realizada en Islandia, se indicó que la máquina puede ser un pilar para lograr en un futuro cercano un ambiente más verde y libre de emisiones nocivas para la atmósfera. Climeworks se promociona a sí misma como una compañía comprometida con la búsqueda de estrategias adaptables a las necesidades de la crisis climática global. La planta recoge el dióxido de carbono introduciendo el aire en un colector que contiene una sustancia filtrante. El proceso de captación de dióxido de carbono es en dos fases y se deriva a ocho contenedores colectores, que son cajas metálicas con aspecto de contenedores marítimos.

Ventiladores
Los ventiladores son los encargados de captar grandes cantidades de aire que luego son filtrados para obtener el CO2

La tecnología de captura directa de aire funciona con unos gigantescos ventiladores que ponen el aire ambiente en contacto con una solución acuosa que capta el dióxido de carbono y lo empuja hacia una trampa. En primer lugar, el aire es aspirado por un ventilador hacia el interior del colector. El dióxido de carbono atrapado en el interior del colector es capturado posteriormente por el material filtrante extremadamente selectivo.

En segundo lugar, una vez que el material filtrante se ha cargado, se cierra el colector y se eleva la temperatura a entre 80 y 100 °C para liberar el gas y recoger el CO2 altamente purificado y concentrado. Luego, el carbono se combina con agua antes de ser inyectado en la roca basáltica adyacente, donde se petrifica, a una profundidad de 1.000 metros. En otro extremo, la máquina libera aire limpio sin CO2.