tiempo.com

Últimas horas de julio con pedrisco en Peñíscola y tormentas fuertes

En las últimas horas el pedrisco está siendo noticia en algunas zonas del noreste peninsular, destacando la gran gran granizada que se ha producido en Peñíscola (Castellón) Aquí te contamos la última hora.

Las previsiones se han cumplido, y a esta hora las tormentas siguen descargando con mucha fuerza en algunas zonas del país, especialmente en el noreste peninsular. Algunas de las imágenes más impactantes se han producido en Peñíscola, en la provincia de Castellón, donde han caído literalmente bolas de hielo desde el cielo en varias localidades, provocando algunos daños materiales.

Además, las tormentas han ido acompañadas de mucho aparato eléctrico, acumulándose bastantes litros en pocos minutos. Desgraciadamente, el granizo está provocando importantes daños en el campo, que ha alcanzado el tamaño de pelotas de tenis en algunas zonas. No hay que olvidar que estamos en la época de grandes granizadas en nuestro país. Algunas de estas tormentas han sido supercélulas, asociadas a fenómenos meteorológicos muy adversos.

Los aguaceros también han sido intensos en puntos de Cataluña y Aragón, aunque de forma más dispersa también han hecho acto de presencia en otras zonas de la vertiente mediterránea y del norte peninsular. A muchas personas que volvían o empezaban de vacaciones, las tormentas les han sorprendido en las carreteras.

De acuerdo con las previsiones de nuestro modelo de referencia, el HRES-IFS del ECMWF, en las próximas horas la inestabilidad tenderá a desplazarse hacia Cataluña y Baleares, donde los chubascos todavía podrían ser localmente fuertes. Mañana quedarán restringidos a zonas de montaña del norte y del extremo sureste.

Sin embargo, el lunes llega una nueva vaguada desde el Atlántico. Por ahora los modelos prevén que las tormentas podrían ser de nuevo localmente fuertes en la vertiente mediterránea y en el Pirineo. Sin duda, una situación un tanto inusual en plena canícula, ya que no es habitual encadenar tantos episodios consectivos de inestabilidad.