tiempo.com

En 2050 habrá más plásticos que peces en los océanos

De seguir con el ritmo actual en el vertido de residuos plásticos, en apenas tres décadas en los océanos se verán más bolsas y botellas que peces. La ONU llama a la acción, está en riesgo nuestra propia existencia.

Contaminación en el mar
Residuos plásticos en Kuta Beach, Indonesia. Foto de Lisa H.

Ayer se inauguró en Nueva York la Conferencia Mundial de la ONU sobre los océanos. Ésta arrancó con una premisa fundamental, el desarrollo sostenible para evitar, por ejemplo, que en el año 2050 el mar no presente más plásticos que peces.

No es una amenaza, es una estadística real. Cada año se vierten 8 millones de toneladas de plástico a los océanos. De continuar esta cadencia, en apenas tres décadas estos compuestos superarán en número a la fauna marina.

"Los plásticos son dañinos para los océanos porque los peces y otras criaturas los comen. Esto tiene implicaciones para los humanos. El plástico puede acabar en nuestros platos de comida", asegura Petter Malvik, encargado de la comunicación de ONU Medio Ambiente.

Este año la organización internacional ha puesto en marcha la campaña Mares Limpios para combatir la basura marina. La operación cuenta con dos objetivos principales: la prohibición mundial del uso de microplásticos en los cosméticos y la reducción drástica de los plásticos de un sólo uso.

"Según algunas estimaciones, el 99% de las aves marinas que han habitado la Tierra desde mediados de siglo han ingerido algún tipo de plástico", afirma Malvik.

En riesgo nuestra propia existencia

En el discurso inaugural de la Conferencia sobre los Océanos, el Secretario General de la ONU, António Guterres, invitó a tomar acciones decisivas para proteger los recursos marinos. Su afección pone en riesgo nuestra propia existencia.

"Los océanos proveen alimentos, energía, agua, empleos y beneficios económicos para las personas y los países, incluidas las naciones sin litoral. Ayudan a mitigar el cambio climático y representan un enorme recurso para el desarrollo sostenible. La salud de nuestros océanos y mares está intrínsecamente vinculada a la salud de nuestro planeta y a la vida en la Tierra", destacó Guterres.

El titular de la ONU señaló algunos de los efectos que están produciendo nuestras actividades en los océanos, como la mencionada basura, el colapso de algunas poblaciones de peces, la acidificación, el calentamiento de sus aguas y el blanqueamiento de los corales.

"Nosotros creamos estos problemas. Con acciones globales decisivas podemos resolverlos", afirmó António Guterres. El Secretario General subrayó, además, la necesidad de combatir el cambio climático para asegurar el futuro de las especies y del planeta.