El huracán Michael tendrá consecuencias catastróficas en EEUU

Michael se ha intensificado rápidamente sobre las aguas del Golfo de México y, ahora, el poderoso huracán 'mayor' apunta a la península de la Florida. Se esperan consecuencias dramáticas en al menos seis estados del sudeste de los EEUU.

Marina Fernández Marina Fernández Juan José Villena 10 Oct 2018 - 06:12 UTC
Huracán Michael se acerca a Florida
El huracán Michael, a horas de tocar tierra como categoría 4. Fuente: imagen satelital/NOAA.

El pasado lunes Michael era un huracán de categoría 1 en la escala Saffir-Simpson (de un máximo de 5), y se ubicaba entre la península de Yucatán y la costa oeste de Cuba. En menos de 48 horas, tras avanzar hacia el norte sobre las aguas cálidas del Golfo de México, se intensificó velozmente hasta llegar a la categoría 3 en la tarde de ayer, con vientos de 195km/h. Ahora es un huracán 'mayor' -así se clasifican todos los huracanes que logran tener viento máximo sostenido superior a 177 km/h-.

En las primeras horas de este miércoles, según el último boletín oficial del Centro Nacional de Huracanes (por sus siglas en inglés NHC), Michael se ha intensificado aún más, con vientos máximos sostenidos de 220 km/h y ráfagas superiores, alcanzando la categoría 4. Su ojo, con una presión central de 937 hpa se encuentra a tan solo 225 km al sur-sudoeste de Panamá City, Florida, y se mueve hacia el norte a 20 km/h.

Momento crítico

Esta tarde, según el NHC, Michael mantendrá su categoría de 'huracán mayor', avanzando directamente hacia la costa. Se espera que el ojo del poderoso ciclón tropical toque tierra en la costa noroeste de Florida, sobre Panhandle o Big Dobla. Ambos recibieron por parte de las autoridades la orden de evacuación obligatoria, junto a otros casi 40 condados, dada la severidad del fenómeno natural.

Esta noche el sistema irá perdiendo intensidad y bajará de categoría velozmente a medida que se mueva por tierra firme. Tomará trayectoria hacia el noreste, atravesando los estados de Georgia y las Carolinas. Aunque la intensidad de las ráfagas de viento serán de menor potencia, Michael seguirá generando lluvias torrenciales como tormenta tropical, hasta que finalmente el viernes se aleje de EEUU, sobre el Océano Atlántico.

Trayectoria del huracán Michael
Gráfico de la posible trayectoria del huracán Michael, para los próximos días. Fuente: NHC.

Escenario muy complicado

Se esperan consecuencias devastadoras a medida que se aproxime a tierra firme: violentas ráfagas de viento y lluvias torrenciales que estarán vigentes hasta el viernes. El NHC estima registros de hasta 300 litros por metro cuadrado o más. Las lluvias, sumadas a la marejada ciclónica de hasta 4 metros y el importante oleaje, generarán inundaciones repentinas sumamente peligrosas, que pondrán en riesgo la vida de muchas personas.

Nuevamente el sudeste de los EEUU

El sudeste de los EEUU aún no termina de reponerse del huracán Florence que hace menos de un mes lo azotó con violencia. Daños materiales millonarios, más el triste saldo de 34 personas y millones de animales muertos aún pesan en la población, que ahora se está preparando para un nuevo duro golpe de la naturaleza.

El presidente de los EEUU, Donald Trump, emitió una declaración de estado de emergencia para Florida; el gobernador Rick Scott dijo: “esta podría ser la tormenta más devastadora que haya afectado Florida en décadas. Es su última oportunidad para prepararse para esta tormenta monstruosa y mortal".

Consecuencias en Latinoamérica

Previo a convertirse en huracán, el pasado fin de semana el mismo ciclón tropical azotó Honduras, dejando un saldo de 13 muertos, además de importantes daños materiales por las inundaciones y las ráfagas de viento. A principios de esta semana, el ciclón tropical dejó lluvias muy intensas y fuertes vientos en la zona costera de la península de Yucatán (suspendieron las clases en Quintana Roo) y en el oeste de Cuba, con decenas de evacuados.

Publicidad