tiempo.com

Carrusel de chaparrones, podrían formarse importantes sistemas tormentosos

Desde hoy (día de San Bartolomé) y hasta finales de semana tendremos tormentas, afectando principalmente a las mitades norte y este de la Península, alcanzando también a Baleares de cara al fin de semana.

Hoy miércoles, 24 de agosto (festividad de San Bartolomé), se iniciará un período de tiempo tormentoso tal y como afirma el conocido refrán: "Por San Bartolomé, tormentas ha de haber", y como suele ocurrir en la recta final del verano, hacia la que nos estamos dirigiendo.

Esta tarde esperamos tormentas localmente fuertes por el extremo norte peninsular y nordeste, pudiendo algunas de ellas dejar granizadas. No se descartan tampoco en la zona centro. Subirán las temperaturas por el área mediterránea y bajarán por el extremo occidental peninsular y las áreas donde descarguen las tormentas. Calor intenso, con bochorno, en la mitad sur de la Península, valle medio del Ebro y puntos de la meseta norte.

Mañana jueves seguiremos con una situación favorable para que vuelvan a formarse tormentas. Las más fuertes las esperamos por el nordeste, afectando principalmente a los Pirineos y el Sistema Ibérico. También será una jornada lluviosa por el Cantábrico y temperaturas en descenso, salvo por el suroeste, donde seguirá el intenso calor.

Atentos porque durante la madrugada del sábado podría formarse un importante sistema tormentoso en el entorno del golfo de Valencia que vigilaremos aquí, en Meteored.

El viernes la actividad tormentosa se localizará sobre todo en Cataluña, sur del Sistema Ibérico, interior de la Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha y Baleares. Continuará el descenso térmico por el norte y este peninsular. Durante la madrugada del sábado podría formarse un sistema tormentoso importante entorno al Golfo de Valencia. Esa jornada se repetirán las tormentas vespertinas en las sierras levantinas. El domingo los chubascos tormentosos afectarán, previsiblemente, a más zonas de la mitad oriental peninsular. Las temperaturas subirán por el norte, manteniéndose parecidas en Canarias.