tiempo.com

Buscando a la borrasca Gloria desesperadamente

Nombrar borrascas por su impacto social tiene sus ventajas y desventajas, y ayer 20 de enero de 2020 saltó una de las desventajas, que continúa hoy 21 de enero

Imagen infrarroja y presión en superficie donde se aprecia por última vez a la borrasca cerrada Gloria sobre el mar del Alborán en el campo de presión en superficie, en línea negra, por el modelo del HRES-ECMWF para el 19 de enero de 2020 a las 09 UTC, junto geopotencial en 500 hPa en celeste. Eumetrain

¿Quién no ha oído hablar estos días (19 -21 de enero de 2020) de la borrasca Gloria? Ha sido titular en prensa: radio, TV, RRSS, etc. Ha traído tiempo muy adverso al este peninsular y Baleares, con sus récords de oleaje, nevadas intensas, precipitaciones generalizadas y copiosas, localmente intensas, etc. Y lo peor de todo es que a Gloria se le atribuyen 4 muertos y un desaparecido, hasta ahora, así como graves daños materiales costeros y trastornos en las comunicaciones.

Origen de Gloria

La borrasca mediterránea Gloria fue nombrada y seguida por AEMET por su alto impacto social que iba a producir, como así ha sido, y como consecuencia de los intensos vientos y temporal durísimo de levante en Baleares y este peninsular. AEMET nombró a Gloria el 17 de enero de 2020, como se recoge en su página web.

La borrasca en superficie, Gloria, se formó en el Mediterráneo occidental el 19 de enero y estaba soportada por una potente baja en altura (hay que hacer notar que la borrasca originaria en superficie tenía inicialmente origen en el Atlántico y pasó al Mediterráneo, posteriormente, entre el 18 y 19 de enero).

Gloria no llegó a alcanzar valores muy bajos de presión, sobre 1005-1010 hPa. A la vez, un potentísimo e intenso anticiclón de récords se formó en superficie sobre las Islas Británicas, que ha llegado a alcanzar los valores históricos de 1050 hPa en superficie.

Temporal invernal de levante

Gloria y el anticiclón generaron un corredor de vientos de componente este en superficie muy intenso y persistente. En otras palabras, un potentísimo temporal invernal de levante en toda regla.

La borrasca Gloria estuvo en boca de todos mientras afectada severamente a zonas del levante español.

Mapas de superficie donde ya no se aprecia a la borrasca Gloria en los análisis objetivos y provisionales: arriba, para el 19 de enero de 2020 a las 12 UTC, y, abajo, mapa de presión del 21 de enero de 2020 a las 00 UTC .Meteocentre

Hay que hacer notar que las bajas del norte de África tienen otro origen dinámico, y son diferentes a Gloria.

El problema: ¿Dónde estaba realmente Gloria?

El problema surgió cuando la borrasca Gloria se debilitó y desapareció en los mapas superficie, digamos el 19 de enero de 2020 a partir de las 12 UTC. En esos momentos, algunos medios de comunicación situaban a Gloria en el mar de Alborán, otros al sur de Baleares y algunos la desplazaban hacia Aragón y Cataluña.

La incertidumbre estaba servida pues la borrasca como tal había desaparecido, el temporal duro mediterráneo continuaba y los avisos rojos y naranjas se desplazaban con dicho temporal. Muchos medios desplazaban a Gloria por las zonas donde el temporal era más duro, pero la borrasca ya no aparecía en los mapas meteorológicos.

La baja en altura, conductora y generadora de la desaparecida Gloria, desarrolló otras bajas secundarias en superficie y al norte de Marruecos, pero eran otras bajas diferentes a la propia Gloria.

Acertadamente, algunas cuentas de twitter de AEMET, ayer 20 de enero, ya no hablaban de Gloria en sus tuits. Acertadamente, hablaban de #TemporalInvernal. Gloria era ya historia, casi oficialmente, pero algunos medios seguían hablando de la borrasca Gloria desplazándose por allí y por allá. Incluso hoy, 21 de enero, se habla de la borrasca Gloria. La borrasca como tal había desaparecido pero no el temporal invernal de levante, ni la baja en altura que soportaba a Gloria.

Gloria ya no aparece en los mapas de superficie y frentes del día 21 de enero en la página de AEMET, pero, acertadamente, se marcan los vientos intensos asociados al temporal.

Mapa de superficie de presión y frentes. La borrasca Gloria ya no aparece en este y otros mapas posteriores. AEMET

Gloria es como el Cid Campeador, que después de muerto continuó ganando una batalla más. Gloria está en la mente de muchos y sigue por inercia generando el temporal hoy 21 de enero, estando allí donde se centra y se desplaza dicho temporal. Se asimila Gloria directamente al temporal.

¿Qué hacer?

Si se nombra a una borrasca en superficie por su alto impacto social por el viento, y esta borrasca desaparece pero los efectos se mantienen (debido a otro origen), entonces ¿qué se hace?:

Se sigue nombrado a la borrasca, aunque no exista
Se renombra como temporal invernal, situación invernal, condiciones invernales, etc.
Se deja de nombrar
Otras soluciones

Al nombrar a borrascas en superficie por su impacto social puede aparecer este problema, así como otros que no se comentan aquí.

¿Discusión bizantina?

Una vez más, y para el público en general, estos debates pueden ser bizantinos e intrascendentes, pero desde el punto de vista meteorológico son interesantes, o así creo yo. Y es que en este caso, la borrasca Gloria no fue el actor principal que trajo los problemas el este peninsular, fueron otros actores meteorológicos que casi no aparecieron en los medios de comunicación.

Esta entrada se publicó en Actualidad en 21 Ene 2020 por Francisco Martín León