¿Qué fue de este proyecto?: restaurando los glaciares pintando montañas

  BBC News, Ecoticias, El Mundo, BAMS Los glaciares del Perú agonizan. En los últimos 30 años su superficie ha disminuido un 22%, una situación de extrema gravedad si tenemos en cuenta que un 70% de los glaciares tropicales del mundo están en Perú y que constituyen el 60% de las reservas de agua del país.

Colaboraciones de la RAM Colaboraciones de la RAM 20 Dic 2010 - 14:29 UTC

Según los expertos, en el año 2020 todos los glaciares que se encuentran por debajo de los 5500 metros de altitud habrán desaparecido. Frente a este acelerado e inexorable deshielo, a la pequeña ONG Glaciares del Perú se le ocurrió una idea loca con mucha lógica. Basándose en el principio físico de que el color blanco refleja el calor y no lo absorbe, proponen pintar las cimas de los Andes de blanco para mitigar los efectos del calentamiento global. Con esta idea, el jueves Glaciares del Perú ganó entre 1755 propuestas el concurso “100 Ideas para Salvar el Planeta”, organizado por el Banco Mundial.

 

Propuesta “Lo que nosotros hacemos pintando de blanco las montañas es volver a la velocidad natural del deshielo”, explica a El Mundo Miguel Flores, director de esta ONG. “Fruto del deshielo producido por el calentamiento global, las rocas quedan desnudas y su color oscuro aumenta la temperatura de la montaña generando un círculo vicioso. La roca absorbe calor y el glaciar se derrite más rápido. Al poner una base blanca, la roca no absorbe calor y el hielo perdura”. Los pintarán las comunidades andinas. Serán pintados a mano y la fabricación de la pintura requiere de 5,000 dólares por hectárea Los 200 mil dólares otorgados por el concurso servirán para convertir en blanca de nuevo la cima del monte Razuhuillca (5200 m.), situado en el departamento de Ayacucho.

¿qué Fue De Este Proyecto?: Restaurando Los Glaciares Pintando Montañas

“¿Cómo lo van a pintar? Lo haremos a mano con la ayuda las comunidades campesinas situadas al pie del nevado, que conocen el terreno y tienen las condiciones físicas necesarias”, responde Miguel Flores. “También con los jóvenes voluntarios de las universidades, previo examen médico, e incluso turistas porque esta iniciativa ya ha sido ofertada por agencias de viajes de turismo vivencial”.  La pintura que utilizarán está hecha en base a una “receta secreta”. Sólo contiene productos naturales, no daña el medio ambiente y tampoco contamina el agua del glaciar. 

El objetivo es toda la cordillera Perú es el tercer país más afectado por el cambio climático después de Bangladesh y Honduras. Esto a pesar de que sólo es culpable del 0,4% de emisiones de gases invernadero frente a grandes contaminadores como EE.UU. Por ello, glaciares tiene claro de que pintar el Razuhuillca es sólo un primer paso. Necesitan pintar de blanco 3000 kilómetros cuadrados de los Andes. “Si lo conseguimos, repararíamos el daño causado por los gases invernadero que emiten diariamente todos los autos de Estados Unidos”, asegura Flores.

¿qué Fue De Este Proyecto?: Restaurando Los Glaciares Pintando Montañas

Para fabricación de esta pintura mágica requieren de 5000 dólares por hectárea, por lo que piden la colaboración de asociaciones, empresas, artistas y de todo aquel que quiera participar en esta titánica aventura. Según informa la revista americana BAMS, en su número de octubre 2010, Eduardo Gold fue el autor de la idea. Es un glaciólogo entudiasta y peruano. La lechada blanca está hecha por cascaras de huevos, lima y agua, aunque en porcentaje secreto. No es tóxica y repelerá la luz del sol por reflexión.  Según Eduardo Gold, la reflexión causará un enfriamiento local y un microclima en la zona pintada de blanco, el frío atraerá al frío. La técnica será aplicada a las zonas altas del Perú, ya que más del 70% de los glaciares  tropicales del mundo se encuentrán en dicho país. Gold recibió una ayuda de 200.000 dólares para su proyecto, y su trabajo comenzó en junio de 2010 en el pico Chalon Sombrero junto con los obreros indigenas que fueron usados como pintores de "altura".  Otras dos montañas se verán pintadas de blanco próximamente.   Fuente: http://www.elmundo.es/america/2009/11/14/noticias/1258214690.html  

 

Noticia complementaria: 20 ideas que podrían salvar el mundo Manchester, la ciudad británica que fuera el corazón de la Revolución Industrial a base de quemar combustibles fósiles, ahora se esfuerza por impulsar la lucha contra el cambio climático. A su convocatoria del International Festival acudieron científicos, ingenieros, empresarios, iconoclastas y expertos de todos los campos para poner sobre la mesa sus mejores ideas para salvar al planeta. Todas ellas quedaron recogidas en el Manchester Report, entre las que destacan una veintena. ECOticias.com / Red / Agencias, 26/04/2010 Las ideas presentadas en Manchester oscilaron entre los excéntricos límites de la ciencia ficción hasta los bien avanzados productos a punto de rodar fuera de las líneas de producción. Como ejemplo, desde la indómita costa escocesa llegó el profesor Stephen Salter, un ingeniero de la Universidad de Edimburgo con un plan para crear nubes blancas mediante una flota de veleros a control remoto y energéticamente autosuficiente que pulverizarían una fina niebla de agua de mar en el aire. Las nubes reflejan al espacio la luz solar y al impedir que alcance la superficie de la tierra ejercen un efecto refrescante sobre el globo.

Las 10 mejores ideas

Energía solar concentrada Gerry Wolff explica cómo la concentración de energía solar en los desiertos podría suministrar electricidad suficiente para alimentar a toda Europa. Menos del 1% de los desiertos del mundo proporcionarían espacio suficiente para producir la cantidad de electricidad que el mundo consume actualmente. Un área de apenas 139 kilómetros por 139 kilómetros podría suministrar el consumo energético de la UE. Como extra, el calor residual de la generación de electricidad podría ser utilizado para proporcionar agua desalinizada a las regiones secas, y la sombra de los paneles solares podría facilitar la horticultura en esas zonas demasiado calientes para el cultivo. La tecnología está lista, sólo falta eliminar las barreras políticas.

 

Torio para energía nuclear Cambiar el uranio por el torio haría a la energía nuclear más barata, segura y sostenible. El uranio es caro, escaso, genera peligrosos residuos y conlleva un alto riesgo de accidentes. El torio en cambio abunda, tiene más capacidad energética, se utilizaría en reactores pequeños y de baja presión y sus residuos no pueden convertirse en peligroso plutonio que persiste durante milenios y es susceptible de ser utilizado para crear armas nucleares. Esta es la razón por la que se desechó la puesta en marcha de esta tecnología, probada en EE.UU. en las décadas de  1950 y 1960. Para proporcionar energía a todo el planeta sólo se necesitarían entre 5.000 y 6.000 toneladas de torio.

 

Captura de carbono en plantas que queman parte de la madera Si se desarrollan las diferentes técnicas existentes en torno a la tecnología de captura y almacenamiento de carbono (CCS), ya tendremos la posibilidad de crear plantas eléctricas de “carbono negativo” que quemen una mezcla de carbón y madera sostenible.

 

Pilas cerámicas de combustible Se trata de minicentrales eléctricas de alta eficiencia que pueden proporcionar electricidad y agua caliente baratas. A base de gas, etanol y otros combustibles, estas baterías del tamaño de una lavadora eliminan los problemas de pérdida de calor y del 5% de la transmisión eléctrica generada que sufren las centrales eléctricas. Este aparato podría ahorrar en cada hogar, británico en este caso, 2,8 toneladas de CO2 al año. De momento, una batería de 2kw puede fabricarse por unos 3.500 euros.

 

Secuestro de carbono y fomento de cultivos con biochar Si se reconvierten los residuos de cultivos y la biomasa en carbón, denominado biochar, y luego se extiende sobre los suelos tropicales, éstos pueden secuestrar carbono durante cientos de años, reducir las emisiones de óxido nitroso y metano y mejorar la calidad del suelo, con lo que aumenta la productividad de las cosechas. Ya se ha probado el buen funcionamiento de este sistema en Camerún.

 

Energía marina Las turbinas marinas son como molinos de viento subacuáticos que puede extraer energía de las mareas que fluyen rápidamente o las corrientes oceánicas profundas. Un molino pequeño podría generar gran volumen de electricidad debido  a las toneladas de agua que pasan por las turbinas. La primera turbina de estas características, colocada en Irlanda del Norte, ya ha demostrado su éxito.

 

Regeneración de los pastizales El pastoreo de ganado de forma que imite los movimientos de los rebaños salvajes podría bloquear grandes cantidades de CO2 en los suelos secos. Al mover el ganado, la hierba pastada entierra las raíces llenas carbono y al volver a crecer absorbe más del aire. Además de mejorar la calidad de los pastos, este sistema de pastoreo puede eliminar por cada hectárea 100 toneladas de CO2 y reducir significativamente los gases de efecto invernadero que genera el ganado. Un agricultor australiano que observó a los ñúes del Serengeti, al imitarlos en su tierra seca la convirtió en una verde pradera.

 

Cocinas eficientes Las cocinas de biomasa, sencillas y baratas, pueden reducir las emisiones, salvar bosques y evitar enfermedades pulmonares. Si la biomasa se quema al aire es muy contaminante. No ocurre lo mismo con las cocinas eficientes, que además requieren menos combustible y  un menor tiempo para cocinar. Por unos 8 euros, el “rocket stove” puede ahorrar hasta 3 toneladas de CO2 al año. 

Acceso a la planificación familiar universal La inversión mundial en planificación de la familia y la educación de la mujer podría ralentizar el crecimiento de la población mundial y con ello reducir las emisiones futuras, frenar el cambio y disminuir la vulnerabilidad ante él. La inversión global en planificación familiar ha bajado un 30% desde la década de 1990 y aunque las mayores emisiones no se producen en los países más poblados, sumar 2.000 o 3.000 millones de habitantes más al planeta hará más difícil lograr un nivel sustentable de dichas emisiones.

 

Energía geotérmica mejorada Los sistemas geotérmicos mejorados, o "piedras calientes", pueden ser explotados en un mayor número de lugares y estar en funcionamiento las 24 horas del día. El nuevo sistema, conocido como EGS, aprovecha el vapor de agua del interior de la tierra para generar electricidad y suministrar agua caliente. Sus impulsores  calculan que podría generar el 35% de la energía en Europa. En Alemania ya hay una planta EGS y existen numerosos proyectos para países como Australia y EE.UU.

Otras ideas finalistas

Bonos de Energía La emisión pública de "los bonos de energía" permitiría a los ciudadanos y a los inversores institucionales financiar la revolución hacia las energías renovables. Se trataría de inversiones seguras a largo plazo en granjas eólicas, platas solares, etc. con la garantía del Estado. Los beneficios dependerían de los precios de la electricidad y otros factores pero se calcula una horquilla de ganancia del 5-9%.

Conversaciones de carbono El conocimiento y la conciencia del cambio climático no es suficiente para influir en los cambios de estilo de vida para reducir las emisiones de carbono; la gente necesita que se la implique de forma emocional. La psicoterapeuta Rosemary Randall cree que hay que abordar los valores, las emociones, la identidad o nociones como qué es lo que crea un hogar. Los participantes en sus conversaciones de carbono han empezado por ahorrar una tonelada de CO2 al año para llegar a recortar el 50% de sus emisiones en 2-5 años.

"Estómagos" gigantes de algas En el mar, estómagos gigantes de plástico podrían ser utilizados para digerir las algas cultivadas en la superficie del océano, convirtiéndolas en enterramiento de CO2 y metano para cocinar y calefacción. Mediante un proceso bacteriano, las algas kelp se descompondrían en el CO2 que se almacenaría en el fondo del mar y el metano que se extraería de las bolsas como combustible renovable. Metanol mediante fotosíntesis artificial El dióxido de carbono generado por las centrales eléctricas se puede convertir en metanol para generar electricidad o usarse como combustible de automoción. La conversión se haría mediante la fotosíntesis artificial, consistente en disolver el CO2 en agua, dirigir esta agua a un catalizador activado por rayos de luz UV de tal modo que el CO2 reacciona con el agua (H2O) y se convierte en metanol (CH3OH). El Nobel de química George Olah ha dado su impulso a esta técnica demostrada.

Adición de cal a los océanos Añadir cal en los océanos podría disminuir la acidez del océano y reducir los niveles de CO2 atmosférico. Una tercera parte del CO2 generado en la el mundo lo absorben los océanos que, como consecuencia, se vuelven más ácidos y ponen en riesgo la vida marina. La adición de cal al agua del mar reduciría la acidez y aumentaría la capacidad de los mares para capturar más CO2 del aire. Las dudas son si podría obtenerse toda la cal necesaria para lograr alguna diferencia y si es factible capturar el carbono emitido en el proceso de obtención de la cal.

Arrendamiento con derecho a compra de coches de baja emisión Los planes de leasing para automóviles súper ligeros y de bajas emisiones de carbono podrían ayudar a reducir las emisiones del sector del transporte. El leasing es más accesible que la compra y coches eléctricos o de hidrógeno de dos plazas jugarán un papel central en la reducción de la polución en las ciudades, aseguran sus defensores.

Energía solar fotovoltaica y tarifas a la exportación La energía solar fotovoltaica reduce las emisiones tanto directa como indirectamente  y puede ser la inversión ideal a largo plazo. Si se tiene en cuenta que las placas colocadas en los años 1960 todavía siguen funcionando al 80% y se han amortizado con creces, sólo queda esperar incentivos oficiales para su adquisición, además de tarifas interesantes por exportar a la red la electricidad sobrante. Los hogares con paneles solares tienden a ser más cuidadosos con la electricidad que consumen, con lo que se reduce la demanda. Esto justifica su implantación generalizada, independientemente de la región.

Nuevos indicadores para el desarrollo humano Repensar la economía para reducir el consumo y las emisiones y aumentar la satisfacción vital. Mientras el PIB y la huella ecológica han crecido en las pasadas décadas, también lo ha hecho la insatisfacción de la humanidad. Andrew Simms, de la New Economics Fundation, cree que el cambio climático no se resolverá hasta que no se reconcilien la economía y los objetivos medioambientales. Hoy por hoy, un individuo que viaja a diario en su 4x4 consumiendo gasolina contribuye más al funcionamiento de la economía que el que prefiere caminar. Lo que esto supone para el planeta es otra cuestión. Con todo, la propuesta de consumir menos para ser más felices cada vez tiene más defensores.

Barcos que fabrican nubes Paliativo al calentamiento de la atmósfera. Los buques pulverizarían diminutas gotas de agua marina en el cielo para aumentar la cobertura de nubes y reflejar la luz solar fuera de la tierra. Queda demostrado que la raza humana no carece de conocimientos ni de creatividad, pero no podrán aprovecharse sin voluntad política. Manchester Report 2009

Fuentes: http://www.ecoticias.com/

Esta entrada se publicó en Noticias en 20 Dic 2010 por Francisco Martín León
Publicidad