tiempo.com

Julio podría llegar con un ambiente sofocante en buena parte del país

A partir del domingo tendremos cambios importantes y anomalías térmicas negativas muy marcadas en algunas zonas, aunque a lo largo de la próxima semana se irán recuperando y podríamos tener el primer episodio de altas temperaturas del verano.

Tras el descenso térmico de estos próximos días, el inicio de mes de julio podría estar caracterizado por las altas temperaturas, especialmente en el sur peninsular.

Estos días están transcurriendo con un progresivo ascenso térmico que ha puesto fin a un periodo anormalmente fresco para un mes de junio en buena parte de la Península Ibérica. Sin embargo, las temperaturas volverán a bajar notablemente durante el domingo y el lunes. Una depresión con mucho reflejo en niveles medios y altos se asentará en el Cantábrico, permaneciendo hasta el martes, día a partir del cual se irá desplazando hacia el norte y este, adentrándose más en Europa.

Esta borrasca, aunque no tenga mucho reflejo en superficie, nos traerá una masa de aire fresco sobre la Península Ibérica y tendremos un nuevo descenso de las temperaturas, dejándolas probablemente entre 4 y 7 ºC por debajo de la media de esta época del año en el noroeste. Las anomalías serán menos destacables en el cuadrante sureste, donde las temperaturas apenas se alejarán 2 ºC de los valores normales, aunque también allí se notará algo menos de calor.

Un nuevo descenso térmico dejará las temperaturas de 4 a 7 ºC por debajo de los valores habituales para las fechas en buena parte del país.

Con esta situación, además, la semana comenzará con abundante nubosidad en la mitad norte peninsular y lluvias en buena parte de la vertiente, Galicia y en puntos de Aragón, sobre todo en el entorno de los Pirineos. En esta última zona también se desarrollarán algunos chubascos convectivos, acompañados de tormenta. Estas tormentas podrán ser localmente fuertes especialmente en la provincia de Huesca y puntualmente también en Teruel, en el entorno de la Sierra de Gúdar y en zonas próximas.

A partir del martes "vuelve" el verano

Aunque se trate de una situación llamativa en estas fechas, no durará mucho. El miércoles y el jueves se espera un ascenso térmico generalizado, que será menos significativo en el Cantábrico, donde la influencia de las brisas marinas y la nubosidad baja dejará temperaturas diurnas muy contenidas. Tampoco se librarán de las tormentas algunas zonas de montaña del norte, especialmente los Pirineos y la Sierras de Gúdar y el Maestrazgo.

Canarias quedará al margen de estas importantes oscilaciones térmicas. Allí el meteoro más significativo será el viento del noreste, los alisios, que soplarán de forma persistente dejando algo de nubosidad de retención al norte y este de las islas más montañosas, y cielos poco nubosos en el resto.

Posible episodio de temperaturas elevadas en el inicio de julio

Dado que hablamos de plazos medios, el pronóstico se complica a partir del jueves, siendo posibles varios escenarios. Muchos de ellos coinciden en prolongar el ascenso térmico, especialmente en la mitad este e interior peninsular, dando lugar a un episodio de temperaturas elevadas cuya magnitud y duración aún son difíciles de matizar.

Según nuestro modelo de confianza, el HRES-IFS del ECMWF, tampoco se descarta que se desarrollen algunas tormentas en zonas de montaña cuya distribución dependerá de la posición que adopte una vaguada en niveles altos que se mantendrán próximas a nosotros, sobre el Atlántico Norte.