La semana que viene traerá frío, viento, lluvia y... ¿nieve?

Tras un otoño muy seco en buena parte del país, noviembre comienza con cambios importantes a la vista. El descenso de las temperaturas, la lluvia y el viento serán los protagonistas en los próximos días. ¿Y también la nieve? Aquí te contamos lo que va a suceder.

Samuel Biener Samuel Biener 01 Nov 2019 - 09:37 UTC
Durante los próximos días las nevadas pueden ser de cierta importancia en los Pirineos.

En las primeras horas de este mes de noviembre, que acaba de comenzar, encontramos dos situaciones bien distintas en nuestro país. Por un lado, en el cuadrante noroccidental los protagonistas son el viento, la lluvia y la mala situación marítima. En cambio, en el este y en Canarias continuamos con temperaturas muy suaves. De hecho, en la madrugada del 1 de noviembre no hemos bajado de los 20ºC en algunos puntos del Mediterráneo.

Estamos a las puertas de un cambio que traerá temperaturas más bajas, frío, viento y precipitación, que llegarán a gran parte del país. Los ponientes han vuelto tras unos meses en los que han estado prácticamente desaparecidos, y en los próximos días parece que la situación no cambiará mucho.

Por ahora, los modelos prevén que en al anticiclón de las Azores estará fuerte y centrado en esa zona, sin poder ascender demasiado debido al desfile de profundas borrascas atlánticas que alcanzarán Europa vía Reino Unido y Francia, por lo que nos visitarán una sucesión de frentes que llegarán bastante activos a la mitad norte y a las Béticas. Se abre el corredor del oeste.

De cara a la semana que viene tendremos un ambiente muy variable, ya que se alternarán días en los que el anticiclón apriete desde el oeste con el paso de sistemas frontales. En esos momentos de tregua entre borrasca y borrasca, el anticiclón ascenderá ligeramente hacia el norte, canalizando aire polar marítimo, más frío.

En algunas zonas pueden caer más de 100 l/m2

Con el predominio del viento del noroeste, las precipitaciones pueden superar los 100-200 l/m2 en puntos de Galicia y del Golfo de Vizcaya, aunque pueden reactivarse en zonas de montaña debido al efecto del relieve, como suele pasar en el Sistema Central, Pirineos y en las Béticas. En cambio, en el litoral mediterráneo estas situaciones suelen dejar muy poca agua (excepto en Mallorca y Menorca), al llegar los frentes desgastados tras cruzar la Península Ibérica.

Según el modelo HRES-IFS (ECMWF), durante el puente y primera mitad de la semana que viene las precipitaciones afectarán sobre todo al norte y a las cordilleras. A finales de la próxima semana, parece que otra irrupción de aire polar puede provocar un nuevo descenso de las temperaturas y que las lluvias vuelvan.

Tenemos buenas noticias para los amantes de los deportes de invierno, ya que las nevadas llegarán a los principales sistemas montañosos, y en los Pirineos podrían ser de cierta magnitud. El viento y el temporal marítimo en las costas del norte también se sumarán a este cóctel otoñal, sin olvidar que llegará el frío o fresco que reclamaban muchos tras unas semanas con temperaturas muy suaves.

Publicidad