Chubascos, tormentas y algo de "barro" para despedir mayo

El mes de mayo se despedirá con un poco de todo. El viento de levante, que ha sido el mayor protagonista del mes, vuelve y con él las últimas lluvias de la primavera climatológica.

La primavera climatológica acaba con un pequeño embolsamiento de aire frío en altura que se dirige hacia el noreste desde latitudes subtropicales. Para las próximas horas la nubosidad ganará terreno y no se descartan tormentas en el Sistema Central, en los Pirineos y en el Sistema Ibérico.

El trayecto de la bolsa de aire frío coge rumbo desde Marruecos, por lo que se espera a parte de nubosidad de sur a norte, una intrusión de polvo en suspensión en zonas de Andalucía y del Estrecho. El viento de levante soplará fuerte y dejará chubascos tormentosos en Melilla, Almería y Murcia.

Mañana la nubosidad irá ganando terreno de sur a norte. Habrá chubascos, algunos tormentosos en Melilla y puntos del sureste peninsular, como Almería o Murcia.

De cara al viernes, la situación parece dar un 'giro'. Se espera que un frente procedente del Atlántico llegue la Península, dejando abundante nubosidad en su recorrido. Se esperan precipitaciones de cara a la tarde, en general provocadas por el aire frío residual aún disponible en altura. Si algunas de estas lluvias llegan al sureste peninsular y Baleares, irán acompañadas de barro.

En definitiva, se espera que para las próximas jornadas la situación sea bastante similar a la que hemos tenido casi todo el mes de mayo, con la persistencia del viento de levante y precipitaciones intermitentes en la vertiente mediterránea. Este panorama podría cambiar ligeramente de cara al fin de semana, con temperaturas que podrían rozar los 35 ºC en zonas del sur peninsular.