La AEMET prevé un verano más cálido de lo normal

Esta mañana la Agencia Estatal de Meteorología ha celebrado una rueda de prensa para hacer balance de la primavera y hablar del verano, que pinta más caluroso de lo habitual. Las conclusiones, a continuación.

Juan José Villena Juan José Villena 20 Jun 2019 - 10:13 UTC
Verano
Habrá que recurrir a playas y piscinas, quizás más de lo habitual.

Esta mañana la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha convocado una rueda de prensa para hacer balance de la primavera y avanzar el tiempo más probable del verano astronómico y oficial, que arrancará mañana a las 17 horas y 54 minutos, una hora antes en Canarias. Tal y como vienen barruntando los modelos de predicción, la AEMET apuesta por un periodo estival más cálido de lo normal, con anomalías positivas de hasta 1 ºC en puntos del interior peninsular. En las precipitaciones, en cambio, reconocen no tener un horizonte definido porque cualquiera de los tres escenarios -húmedo, normal o seco- es igual de probable. Una cosa sí la tienen clara: en cualquier caso, el verano no solucionará la sequía meteorológica en la que andamos inmersos este año.

La novena primavera más cálida del siglo

El primer turno de palabra ha correspondido al portavoz de la AEMET, Rubén del Campo. “Con una temperatura media de 14,2 ºC la primavera ha superado en medio grado el promedio observado entre los años 1981 y 2010. Es la novena más cálida del siglo”, ha anunciado el meteorólogo, recordando además la tendencia creciente de las temperaturas debido al calentamiento global.

Por meses, marzo fue más cálido en general, salvo en el sur peninsular, donde los abrigos se perpetuaron un tiempo más, hasta bien adentrado el mes de abril, que fue fresco en casi todo el país. El mes de mayo mostró una dualidad muy llamativa entre el suroeste y noreste peninsular, siendo extremadamente cálido en el primero y frío en el segundo cuadrante. En conjunto, el saldo volvió a salir positivo.

Sequía meteorológica

En cuanto a las precipitaciones, la primavera ha resultado seca. “La precipitación total ha sido de 174 litros por metro cuadrado, un 15% por debajo del valor habitual” según Rubén del Campo, un total que contrasta con el registrado el año pasado, cuando vivimos el periodo primaveral más lluvioso de la serie histórica.

Esta ausencia de lluvias ha sumergido a parte de la Península Ibérica en una sequía meteorológica. Solo se mantienen al margen zonas del este peninsular gracias al “episodio excepcional de precipitaciones” del mes de abril, que coincidió con Semana Santa. En apenas unos días algunos observatorios de Murcia y de la Comunidad Valenciana sumaron más de 150 litros por metro cuadrado, “cayó más del doble de lo que suele llover en una primavera normal”, ha puntualizado el portavoz.

Un verano más cálido de lo habitual

La meteoróloga Bea Hervella ha sido la encargada de acotar el tiempo previsto para el verano. Ha reconocido que, en el periodo estival, las proyecciones de temperaturas son más fiables que en cualquier otro momento del año. En esta ocasión “lo más probable es que haga más calor de lo normal en la Península y Baleares”, ha resaltado Hervella. La AEMET cuantifica en 0,5 ºC la anomalía positiva prevista, pudiendo alcanzar 1 ºC en zonas del interior peninsular. Y hay poco margen de error, entonces.

En las precipitaciones la incertidumbre es mucho mayor, en tanto que cualquiera de los escenarios son igual de probables: húmedo, seco o normal. “La climatología nos dice que en España el verano no puede ser capaz de revertir una sequía”, ha avisado Rubén del Campo. Habrá muchas más sombrillas que paraguas.

Publicidad