tiempo.com

La DANA sí se queda: tormentas con vendavales, granizo y chaparrones

La llegada de una masa de aire procedente del Atlántico hará descender de forma notable las temperaturas durante el fin de semana, aunque seguirá haciendo calor en el tercio oriental. Mención especial a las tormentas, que podrían adquirir mayor organización e intensidad en el norte.

Las tormentas de base alta seguirán apareciendo por las tardes, más intensas y organizadas en el norte peninsular. Sin embargo, a partir del fin de semana serán más húmedas y eficientes.

Durante estos últimos días, la presencia de una fuerte dorsal anticiclónica sobre la Península Ibérica y la entrada de una masa de aire tropical continental en superficie, procedente del Sáhara, han dejado temperaturas excepcionalmente altas. Esta situación ha desencadenado una ola de calor prematura cuya magnitud será objeto de estudio durante estos próximos días. No se había observado una masa de aire tan cálida en los mapas de 850 hPa en la Península Ibérica en toda la era satelital antes de un 15 de junio. Ni siquiera la ola de calor de junio de 1981, la única observada previamente en estas fechas, logró semejante intensidad. Sin embargo, este episodio de calor intenso se va acercando a su fin.

La situación cambiará sensiblemente durante los próximos días: la dorsal anticiclónica se moverá hacia el este y la DANA estacionaria en el Atlántico, que hasta ahora contribuía bombear ese aire cálido desde el norte de África, empezará a acercarse. Esta DANA interaccionará con una vaguada, sin embargo, no parece probable que se termine de integrar en la circulación de latitudes medias y desaparezca, como contemplaban los modelos en días pasados. En lugar de eso, podría permanecer en el entorno de la Península Ibérica, o incluso desarrollarse una nueva DANA que la sustituya a partir de esa vaguada con la que previsiblemente interaccionará.


Su posición sobre el norte peninsular favorecerá la entrada de una masa de aire de procedencia atlántica, más húmeda y fresca. La primera consecuencia que se hará evidente será un descenso térmico moderado o notable en toda la vertiente atlántica a partir del sábado. Durante el domingo y lunes ese descenso se trasladará también a la mitad este poniendo fin a la ola de calor. Aún así, las temperaturas continuarán por encima de los valores normales en el tercio oriental peninsular durante el comienzo de la semana.

Tormentas más fuertes y generalizadas en el norte

Una de las consecuencias de la proximidad de esta depresión de niveles altos será la consolidación de un entorno mucho más favorable para el desarrollo de convección y tormentas. Ya se están produciendo, algunas de cierta intensidad, en amplias zonas del interior, sin embargo, a partir del sábado contarán con un mayor aporte de humedad, un gradiente térmico vertical más acentuado y una mayor divergencia de vientos en niveles altos.

El mapa de acumulados de precipitación previstos durante los próximos 4 días da una idea de qué zonas son más propensas al desarrollo de tormentas. No obstante, la irregularidad de estos fenómenos hace imposible su localización exacta.

Estas tormentas, por lo tanto, formarán estructuras más organizadas y eficientes. A diferencia de lo que está pasando estos días de calor intenso, las rachas de viento ya no serán el único fenómeno adverso asociado; el granizo y los fuertes chubascos podrían aparecer con frecuencia debajo de estas formaciones. En principio serán menos probables en la mitad sur, donde aparecerán de forma dispersa.

Incertidumbre a la vista

Como es habitual en plazos medios, no está nada clara la evolución de la DANA más allá de los primeros días de la semana. Nuestro modelo del confianza, el IFS de ECMWF, contempla como opción más probable que esta depresión se sitúe sobre la Península en días posteriores, garantizando temperaturas suaves, nubosidad variable y chubascos irregulares en buena parte del territorio. A finales de semana sí sería posible su incorporación al chorro de latitudes medias y por tanto su alejamiento definitivo de la Península Ibérica, aunque hay muchos escenarios posibles para entonces.