tiempo.com

Cómo identificar las tormentas más extremas a simple vista

Hay una serie de nubes que están asociadas con las tormentas más fuertes. Basta con saber identificarlas para descifrar cuándo debemos abandonar un plan al aire libre o al menos ponernos a buen recaudo.

Nubes mammatus
Este tipo de bolsas o 'ubres' se llaman mammatus. Estas formaciones suelen ir asociadas con la parte delantera de las tormentas, donde se producen los ascensos de aire.

Las tormentas están entre los fenómenos meteorológicos más pavorosos debido a los efectos que algunas tienen a su paso y, también, por su impacto visual, que se magnifica cuando estamos en campo abierto y podemos observar la estructura nubosa en su plenitud. Algunas pueden extenderse decenas de kilómetros en el plano horizontal y proyectarse otros tantos en vertical, creando auténticos muros con nubes oscuras, a veces deshilachadas y con protuberancias que suscitan imágenes apocalípticas.

A continuación vamos a exponer una serie de rasgos para identificar las más extremas, con tal de saber cuándo salir de zonas inundables, ponernos a cubierto o extender la típica manta sobre el coche, no vaya a ser que el granizo deje su imprenta.

Primer paso, saber qué es un cumulonimbo

Antes de hacer planes al aire libre, hay que mirar las predicciones meteorológicas y consultar los avisos oficiales. No basta con hacerlo unos días antes, se deben revisar en las horas previas, porque los pronósticos pueden cambiar. Más aún si estamos en primavera u otoño. Si con todo esto, creemos que lo más oportuno es salir de casa y al hacerlo avistamos nubes de base oscura y corpulentas, con textura de merengue, hay que ponerse en guardia. No hay nada que temer si el tamaño es el de un pastelito -por eso del merengue-, suelen ser cúmulos de buen tiempo; otro cantar es si parecen coliflores gigantes, que a veces derivan en velos blancos que se extienden al frente, adquiriendo forma de yunque. En este último caso, probablemente, estaremos ante un verdadero cumulonimbo. La nube que aguarda las tormentas.

Cumulonimbo
Los cumulonimbos son fáciles de identificar por su base oscura, a menudo con virgas (cortinas de precipitación) y el cuerpo blanco impoluto, como si fuera de nata.

Los cumulonimbus arcus

Hay otras formas más fáciles de identificar una tormenta, obviamente por los truenos, que suelen llegar con anticipo, o por las cortinas de precipitación. En este artículo estamos yendo más allá, la idea es identificar las más potentes, y una de las formaciones más fáciles de reconocer son las derivadas de los cumulonimbus arcus. El nombre ya nos deja entrever por dónde van los tiros: trazan en el cielo un semicírculo o arco de nubes oscuras que después se desploman formando cascadas de precipitación, muchas veces densas y blanquecinas, por el granizo que se desprende de ellas.

Cumulonimbus arcus
Cumulonimbus arcus con su particular forma semicircular.

Antes de su llegada, el viento puede soplar en dirección a la tormenta y hay una calma tensa que solo se rompe por el bramido de los truenos. Cuando estamos justo debajo de las nubes más oscuras (rodillo o roll cloud) comienza el ajetreo, con viento racheado y las primeras gotas, pero pocas. No se producen precipitaciones porque reinan los ascensos entre la nubosidad. Ahí el cumulonimbo está absorbiendo aire cálido y húmedo a destajo. Después sí que llega la cortina y la lluvia cae arrastrada por un vendaval, que suele alargarse durante unos minutos hasta que decrece su intensidad. Además, la temperatura se desploma.

Nubes estantería y boca de ballena

En esos ‘arcus’ se pueden identificar unas cuantas formaciones nubosas espectaculares que ponen la piel de gallina. Las shelf clouds o nubes estantería son una de ellas. Previa llegada de la tormenta, se presentan como una serie de estantes tubulares que se superponen al roll cloud. Solo podemos apreciarlos cuando la zona más oscura está distante, a unos cuantos kilómetros. En ese momento aún no llueve.

Whales mouth
Las 'fauces' de la ballena o whales mouth. Se aprecian justo antes del diluvio. A la derecha, en naranja, se aprecia la nube estantería o shelf cloud.

Una vez pasan las nubes más bajas, de repente parecen engullirnos las fauces de una ballena, al menos eso es lo que debió pensar el observador que las bautizó como whales mouth (boca de ballena). Tienen un aspecto rugoso y deshilachado, presentando a veces una especie de barbas (pannus) en la parte delantera. Cuando se observan lo mejor es ponerse a cubierto porque el chaparrón está a punto de comenzar.

Las supercélulas con su espectacular mesociclón

Uno de los ejemplares más codiciados por los cazatormentas son las supercélulas. Se trata de estructuras nubosas espectaculares que suelen trazar una espiral ascendente en el cielo vigorosa, que gira como una peonza. Unas veces más evidente que otras, dependiendo de su tamaño. Esta rotación se observa en un cumulonimbo denominado mesociclón, con base muy baja y oscura, que a menudo tiene aspecto de platillo volante. Con un radio de entre 2 y 10 kilómetros aguarda chaparrones colosales, en ocasiones con pedrisco de gran tamaño, e incluso tornados.

Mesociclón
Espectacular mesociclón trazando una espiral ascendente en el cielo.

Nubes murus, flumen y cauda

Al igual que pasa en los cumulonimbus arcus, las supercélulas llegan acompañadas por una cohorte de nubes muy especiales. Las del tipo ‘murus’ o wall cloud son inolvidables. Literalmente, levantan una muralla vertical repleta de protuberancias que se ve de forma nítida, porque no suele ir acompañada de precipitaciones. En esa zona el aire cálido es absorbido por el cumulonimbo de forma abrupta.

Tail cloud
Imagen de otra supercélula con un mesociclón menos evidente pero reconocible a través del tail cloud, la 'cola' a la derecha de su base.

En los casos más extremos, son características unas bandas de nubes bajas que alimentan al mesociclón que llegan en diagonal, llamadas ‘flumen’. Normalmente sus bases tienen una altura parecida al mesociclón pero no se funden con la nube del tipo murus. También son conocidas como “cola de castor”. Las nubes ‘cauda’ o tail cloud son similares a las anteriores, pero sí que están adheridas al cumulonimbo principal conformando un todo. Además, se pueden identificar porque crean una ‘cola pequeña’ bien unida a ese mesociclón. Si esta estructura se acerca, más vale salir pitando o ponerse a cubierto.