¿Qué pasaría si no existieran las nubes?

Las nubes forman parte de nuestras vidas, pero nunca nos hemos planteado qué sucedería si de repente desaparecieran. ¿Qué sucedería?

Marc Redondo Marc Redondo 14 Ene 2019 - 02:42 UTC
Paisaje nubes
Si las nubes desaparecieran, muchas cosas sucederían.

No es algo sobre lo que solemos reflexionar, pero sí puede hacer que les demos más valor tras descubrir su importancia. Si de un día a otro las nubes dejaran de existir, no hace falta ser muy hábil para llegar a la conclusión de que la vida en la Tierra tendría los días contados.

Vamos a hacer el ejercicio de analizar qué efectos tendría la desaparición repentina de las nubes, sin adentrarnos en los motivos que lo habrían provocado. Algo que merecería un artículo aparte y otra curiosa reflexión.

El primer tema que nos viene a la cabeza es, sin duda, el del agua. La lluvia cae de las nubes, y sin ellas, dejaríamos de recibir el aporte líquido del cielo. Los ríos se quedarían secos, así como nuestros embalses y pozos. El suministro de agua para consumo humano estaría en peligro al poco tiempo y moriríamos deshidratados.

El problema de la falta de lluvia se extendería a nuestro alrededor una vez nosotros hubiéramos desaparecido. La vegetación que depende del agua de lluvia se secaría. Algunos animales resistirían más que otros. No hay que olvidar que hay especies que pueden estar meses sin beber, pero parte de su alimento escasearía al secarse.

Efecto de las nubes en la temperatura terrestre

Las nubes tienen un papel importante en la temperatura de nuestro planeta. Una parte de la luz que nos manda el sol, sale reflejada de nuevo hacia el espacio. Se estima que ronda el 20%. Esto es el efecto albedo. También absorben aproximadamente el 3% de la luz solar. Aunque también es verdad que parte del calor de la tierra queda retenido gracias a las nubes por efecto invernadero, aunque con un porcentaje mucho más pequeño.

Así que si las nubes desaparecieran, la temperatura en la Tierra aumentaría de tal manera que acabaría con toda la vida en el planeta.

Otros efectos en nuestras vidas

Si fuéramos capaces de aguantar el aumento de las temperaturas y la falta de agua, hay cosas curiosas que afectarían a nuestras vidas. Los meteorólogos perderíamos nuestro trabajo, así como los fabricantes de paraguas y botas de agua. Los cuadros con nubes pintadas dispararían su valor. Los desagües de terrazas y azoteas dejarían de tener sentido. Y así podríamos seguir horas y horas.

Luego está el romanticismo de las nubes y la lluvia. Dejaríamos de jugar a eso de “¿a qué se parece esa nube?”. Las puestas de sol dejarían de ser lo que son hoy. Y en el cine dejaríamos de ver escenas como la de “Bailando bajo la lluvia” o esos besos apasionados que lo son aún más con el agua de la lluvia.

Nubes y vida en otros planetas

A la hora de buscar vida en otros planetas lo primero que se intenta es averiguar si hay presencia de nubes. Sin lluvia, la vida, tal y como la conocemos, no sería posible. Así que las nubes son un buen indicativo para saber, sin haber estado en un planeta, si la vida ahí es posible.

Publicidad