tiempo.com

"Abuelo, ¿por qué llueve?"

Mi nieta, Nahara, de 8 años me sorprendió hace poco con una pregunta que puede parecer obvia, mas no lo es tanto: “abuelo, ¿por qué llueve?” ¡Averigüémoslo!

Lluvia y ventana
La lluvia que cae detrás de una ventana tiene un ciclo de formación mucho más complejo de lo que pensamos.

Tras llover y llover durante todo un fin de semana, cansada y aburrida de solo observar por la ventana, mi nieta me miró detenidamente y me preguntó, muy seria (en estos momentos los adultos nos debemos de preparar porque se avecina una buena): “abuelo Fer, ¿por qué llueve?”.

La pregunta nos puede parecer obvia y rápida la respuesta: hay nubes, las nubes tienen gotas de agua, estas caen al suelo y llueve, ¡ya está! Mas sabemos que esto no es tan sencillo y aquí está la dificultad de la respuesta a esa pregunta tan fácil, o ¿no lo es?

Formación de las gotas

Lo primero que debes saber, Nahara, es qué hay dentro de las nubes para que se produzca la lluvia. Están formadas por muchísimas gotitas muy pequeñas de agua, muy ligeras y que el más suave viento consigue retenerlas flotando en el aire.

Pero, abuelo, entonces, ¿por qué caen? (La curiosidad innata de los niños, siempre es bueno que quieran saber, aunque nos pongan en un aprieto).

Verás, el aire en movimiento o viento, hace que esas gotitas suban o bajen o se muevan en el interior de la nube y en todo este ajetreo, chocan unas con otras, poco a poco se van juntando y formando unas gotas de mayor tamaño hasta convertirse en las que vemos caer.

Los océanos su origen

Muy bien, abuelo, pero ¿cómo se han formado esas primeras gotitas?

Dejemos un momento de observar a la lluvia y vamos a mirar este globo terráqueo. Fíjate que hay muchas más zonas de azul, que son los océanos, los mares, los lagos o los ríos, que de otros colores; nuestro planeta tiene más agua que tierra y, básicamente, la lluvia procede de los océanos.

Nahara se volvió a la ventana, miró fijamente a las nubes y a la precipitación que caía.

El ciclo del agua mantiene la Vida sobre nuestro planeta.
El ciclo del agua mantiene la Vida sobre nuestro planeta.
Yayo, si donde vivimos está muy lejos del mar, ¿cómo puede ser que las nubes lleguen hasta aquí?

Tú ya sabes que nuestro planeta se mueve y gira, y por eso tenemos los días, las noches y las estaciones. En este movimiento también se incluye al aire que respiramos o atmósfera, y se formará el viento que hace que las nubes se desplacen de unos sitios a otros y puedan llegar hasta nosotros.

Condensación, vapor de agua y el ciclo del agua

Y, ¿cómo llega el agua desde el mar a las nubes?

Mi querida nieta, hoy sí me estás poniendo en un gran aprieto (nos reímos los dos). Cuando mamá te ducha con agua caliente seguro que te has fijado que en el baño se forma como una especia de neblina y que se ve menos que cuando ibas a bañarte. Todo eso son gotitas de agua microscópicas, que vienen del vapor de agua, que siempre está en el aire y que es el origen de las nubes o las nieblas.

El día que fuimos a la montaña a ver la nieve nos tuvimos que abrigar mucho porque a más altura más frío. Como cuando nos duchamos, allí llega un momento en que el aire ya no puede retener más vapor de agua y ¡zas!, se condensa y forma las gotitas muy pequeñas de agua que darán origen a la nube.

Entonces, abuelo, lo que pasa es que el agua va como en un ascensor, llueve y baja a la tierra y sube cuando se calienta, como el vapor de la ducha para luego formar la nube y llover.

Nahara, muy bien, acabas de contarme el ciclo del agua y por qué llueve, el lunes en clase podrás divertirte con tus compañeros mientras les explicas todas estas cosas. Seguro que ahora verás los días lluviosos de otra forma y ya no serán jornadas aburridas que no te dejan salir de casa a jugar. Y ahora vamos al comedor que la familia nos llama. Otro día, si quieres, hablaremos de las lluvias de colores o por qué unas veces de las nubes cae agua y otras hielo.