tiempo.com

¿Por qué la mayoría de los aviones son blancos como las nubes?

Los que estén siempre pendientes del cielo habrán caído en que casi todos los aviones son blancos, algo que no es una casualidad. ¿A qué se debe? ¡Aquí te lo explicamos!

Avión de Vueling
Avión blanco de la compañía Vueling

Las compañías aéreas distinguen sus aviones de la competencia haciendo que sus aviones sean de distintos colores. No hay muchos modelos de aeronave, la verdad, y al final se acaban usando los que optimizan mejor el número de pasajeros y consumen menos. En España solemos ver básicamente el Airbus A320 y el Boeing 737. Así que los colores y los logos que hay en sus alas y su fuselaje nos ayudarán a identificar a la compañía.

Si nos ponemos a pensar en los aviones que hemos ido cogiendo a lo largo de nuestra vida, casi todos son de color blanco. Puede que no lo sean en su totalidad, pero el blanco suele ser el color dominante. De la misma manera los vemos desde tierra cuando cruzan el cielo. Si hay tantos colores disponibles, y sinceramente, más bonitos estéticamente para un avión que el blanco, debe haber algún motivo para que el blanco domine.

A pesar de haber colores que estéticamente son más bonitos, en la mayoría de los aviones predomina los tonos blancos.

Si eres lector de Meteored, habrás leído las propiedades que tiene el color blanco. No es solo una tonalidad, es mucho más que esto. Es la suma de todos los colores y esto tiene una gran importancia a la hora de regular la temperatura de los aviones.

A salvo del calor

El color blanco es la suma de todos los colores del espectro visible. ¿Por qué las nubes son blancas? Porque reflejan todos los colores que les llega. Lo mismo con una camiseta blanca, un lápiz blanco o una pared blanca. La excepción la encontramos con las nubes de tormenta.

El blanco es usado en países muy calurosos para sobrevivir al intenso calor. Habrás notado la diferencia entre vestir de blanco y de negro en verano. Cuando vamos de negro nos asamos porque las prendas negras absorben toda la luz, en cambio, las blancas la reflejan. Así, los coches blancos en verano no se calientan tanto como los negros.

Árabe vistiendo de blanco
Árabe vistiendo de blanco para evitar el calor intenso del desierto.

Y aquí llegamos de nuevo al tema del avión. Los aviones son blancos por muchos motivos, pero uno de ellos es para mantener una buena temperatura dentro del aparato. El blanco refleja los rayos de sol que constantemente le inciden, tanto volando como estacionado en la pista. El calor que puede hacer en agosto en las pistas es infernal. De esta manera las compañías ahorran en refrigerar el interior.

El blanco como ahorro

Los aviones no son blancos solo por el ahorro que supone mantener la temperatura en su interior. También la pintura blanca es más barata. Además, en caso de que se tenga que repintar alguna pieza, el blanco está al alcance.

Y no solo eso. Si hay que cambiar alguna pieza del fuselaje del avión, al ser todo absolutamente blanco una pieza nueva no llamará la atención. Si el avión fuera de otro color, puede que la pieza de repuesto no coincida con esa tonalidad. Así que el blanco facilita las cosas también en este sentido.

Luego tenemos el tema operacional que pocos conocen. A veces los aviones se ceden temporalmente a otras compañías. Si el avión es blanco, basta con sustituir el logo de la compañía por el nuevo y ya bastará. La matrícula no hay que tocarla porque no cambia.

Puede que pensemos que el blanco es un color que se ensucia fácilmente tanto en nuestras camisetas como en nuestros coches, pero en el caso de los aviones puede llegar a ahorrar mucho dinero a las compañías.