tiempo.com

Hay un gigantesco volcán submarino en el mar Mediterráneo

El volcán submarino Marsili es el más grande de Europa y del Mediterráneo. Su zona cumbre tiene unos 500 metros de profundidad. ¿Qué pasaría en caso de una erupción? ¿Hay riesgo de tsunami? Aquí tienes algunas curiosidades.

Volcán Mediterráneo
Una vista del archipiélago de las Islas Eolias, en el Mar Mediterráneo. El volcán Marsili se encuentra a menos de 100 km, en las profundidades del mar Tirreno.

Hay un volcán gigante en el corazón del Mediterráneo del que se habla periódicamente en Italia. La última vez con motivo de la megaerupción de Hunga Tonga-Hunga Haʻapai, cerca del Reino de Tonga. Hablamos del Marsili, el mayor volcán sumergido de Europa y del Mediterráneo. Se encuentra en el mar Tirreno, entre Palermo y Nápoles, a unos 80 kilómetros al norte de la zona donde se encuentran las islas Eolias, el archipiélago de Stromboli y Vulcano. La base de este enorme edificio volcánico se encuentra en el fondo marino del profundo mar Tirreno, en una llanura batial a una profundidad de unos 3400 metros, mientras que su cima se encuentra a unos 500 metros de la superficie del mar.

Si el volcán hubiera emergido y estuviera al nivel del mar, alcanzaría por tanto los tres mil metros de altura . Tiene una estructura alargada que mide unos 70 km de largo y 30 de ancho, sobre un área de unos 2100 km cuadrados, y está salpicado de más de 80 centros eruptivos menores. Este gigante submarino no se encuentra solo: en el mar Tirreno existen otros grandes volcanes submarinos, aún poco estudiados: entre ellos el Vavilov, el Magnaghi, Palinuro.

Volcán Stromboli
En la foto, el volcán de Stromboli, el "faro del Mediterráneo". El Marsili se encuentra a unos 90 km al norte del archipiélago de las Eolias.

Un volcán activo

Marsili es un volcán muy antiguo pero aún activo, por lo que se agrega a la lista de volcanes activos presentes en Italia, como Etna, Vesubio, Campi Flegrei, Vulcano o Lipari. Las primeras erupciones datan de hace 1 millón de años y la última se habría producido en tiempos históricos, hace entre 7000 y 2000 años. Poco se sabe de este volcán, ya que su posición en las profundidades del mar Tirreno hace que las campañas de estudio sean muy complicadas. En los últimos años, sin embargo, han surgido nuevos estudios que han despertado un gran interés entre el público y los aficionados.

¿Qué pasaría en caso de erupción?

La profundidad a la que se encuentra este volcán dificulta la instalación de un sistema de seguimiento submarino, que permitiría entender muchas cosas sobre su actividad. Poco se sabe todavía sobre su nivel de explosividad. Los vulcanólogos, sin embargo, indican que es poco probable que una erupción explosiva pueda tener efectos directos en las costas cercanas, generando un tsunami. La gran diferencia con la reciente erupción del volcán del Pacífico es que ocurrió a muy poca profundidad.

El cráter Marsili se encuentra en cambio a una profundidad de 500 metros, y el enorme peso de la columna de agua evitaría consecuencias como la vista el 15 de enero de 2022. En caso de erupción submarina, según el INGV (Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología), "la única señal en la superficie sería el agua hirviendo ligada a la desgasificación y flotabilidad de material volcánico (piedra pómez) que permanecería en suspensión durante unas semanas, como sucedió con la erupción del 10 de octubre de 2011 frente a la costa de la isla de El Hierro en las Islas Canarias". "El riesgo asociado con posibles erupciones submarinas es, por lo tanto, extremadamente bajo -indica nuevamente el INGV- y una erupción de más de 500 metros de profundidad probablemente implicaríasólo una desviación temporal de las rutas navales”.

Según el INGV, en caso de erupción la única señal en la superficie sería el agua hirviendo vinculada a la desgasificación y flotabilidad del material volcánico.

El riesgo de un tsunami en el Mediterráneo

Según los vulcanólogos, una erupción del Marsili no podría generar un tsunami directamente: sin embargo, las olas del tsunami podrían generarse por el colapso de una parte del edificio volcánico. Básicamente, no se puede descartar la posibilidad de un gran deslizamiento submarino durante la actividad volcánica. Los deslizamientos de tierra submarinos son, de hecho, capaces de generar olas de tsunami. Según el INGV, "no se puede descartar a priori la posibilidad de que sectores del volcán se desestabilicen y colapsen ante deformaciones inducidas por el ascenso de cantidades significativas de magma".

Como siempre, debemos pensar en términos de probabilidad, y con los datos que tenemos actualmente tal evento parece bastante improbable. Sin embargo, para una evaluación de la estabilidad del Marsili, sería necesario tener más datos disponibles sobre este volcán sumergido. “Esta evaluación -escribió el INGV en un artículo de 2015- es científicamente importante y socialmente necesaria en términos de estimación del peligro potencial de tsunami”. Una vez más, la investigación científica nos permitirá arrojar nueva luz sobre lo que no sabemos y perfeccionar nuestro conocimiento, incluido el conocimiento del riesgo.