tiempo.com

¿Puede influir el cambio climático en las tormentas de granizo?

El granizo es una forma de precipitación que consiste en hielo sólido que se forma dentro de las corrientes ascendentes de las tormentas. Un estudio reciente concluyó que el cambio climático podría influir en la frecuencia de los fenómenos tormentosos con granizo.

Granizo
Saber cómo el granizo puede verse afectado por un clima cambiante contribuiría a mejores pronósticos de este fenómeno.

Una reciente investigación explica cómo el cambio climático interviene en el desarrollo de tormentas con granizo y cómo estan variando notablemente según la región. El estudio de carácter internacional involucra a varias universidades, quedando todas ellas bajo la tutela del centro univeristario de Nueva Gales del Sur, en Australia (UNSW).

Los investigadores señalan que la peligrosidad aumentará en la mayoría de las regiones del mundo, aunque entre ellas destacan Australia y Europa, donde ven más probable que se incremente el granizo como resultado del cambio climático. La pesquisa, publicada en Nature Reviews Earth & Environment, muestra un resumen global de las tendencias del granizo con observaciones pasadas y las tendencias futuras proyectadas en modelos con varias simulaciones.

Al igual que han observado el posible repunte de Australia o Europa, también han deducido que la frecuencia de las tormentas de granizo disminuirá en el este de Asia y Norteamérica. En cuanto a la severidad de las tormentas con granizo, la tendencia es al aumento en la mayor parte del mundo.

Universidades participantes en la investigación

La Universidad de Berna, Central de Michigan, Illionois, Colorado, el Instituto de Tecnología de Karlsruhe y la Universidad de Pekín fueron algunas de las instituciones que han participado en el estudio dirigido por el Centro de Investigación del Cambio Climático de la UNSW en Sidney.

Los científicos de la investigación resaltan que los efectos actuales y futuros del cambio climático sobre las tormentas de granizo aún son un tanto inciertos, en parte debido a la falta y la calidad de las observaciones, tanto a corto como a largo plazo.

Condiciones atmosféricas que cambian continuamente

El estudio examinó la expectativa general de los ingredientes atmosféricos que afectan al granizo, como una atmósfera inestable, la cantidad de granizo que se derrite y la cizalladura del viento, factores que cambiarían con un clima más cálido e influirían en este tipo de tormentas.

"Sabemos que con el cambio climático vamos a tener más humedad en la atmósfera y eso conduce a una mayor inestabilidad, por lo que esperamos que haya una tendencia a que ocurran más fenómenos tormentosos", dijo el autor principal de la UNSW, Dr. Tim Raupach.

"Debido a que la atmósfera será más cálida, el nivel de fusión, que es la altura en la atmósfera por debajo de la cual el hielo comienza a derretirse, aumentará y entonces probablemente el granizo será más severo cuando ocurra", agregó.

Incertidumbre en las observaciones de granizo

"Si pones un instrumento para capturar o medir el granizo, incluso en un lugar donde podrías esperar mucho, es posible que sólo obtengas uno o dos golpes en ese instrumento en un año", señala el Dr.Raupach. Las granizadas son un fenómeno a pequeña escala y resultan difíciles de modelar con modelos meteorológicos regulares.

"Es necesario tener un modelo de muy alta resolución para poder resolver el tamaño de la tormenta de granizo", dijo el Dr. Raupach. Los próximos pasos del grupo de investigación se centran en el uso de modelos meteorológicos de alta resolución para examinar los efectos del cambio climático en las tormentas convectivas y así comprender mejor el comportamiento del granizo.