Cambio climático: ¿cómo está cambiando nuestra vida en España?

Aprovechamos el Día Internacional contra el Cambio Climático para hablar del impacto que está teniendo en nuestro país, sobre todo en aquello que puede alterar nuestra rutina. Los expertos de Meteored hablan de los temporales, el mosquito tigre o las medusas.

El cambio climático se define como la variación global del clima en la Tierra por causas naturales y desde hace siglos, también, la acción del hombre. Siempre ha sufrido vaivenes, pero desde el siglo XIX el planeta está mostrando un vertiginoso aumento de las temperaturas que, como advierte nuestro meteorólogo, José Miguel Viñas, “empieza a afectarnos de manera más o menos directa”. Ese incremento se cuantifica en 0.9 ºC. Puede parecer poco, pero la huella que deja es extraordinaria. Sin ir más lejos, se prevé que 2016-2020 sea el período de cinco años más cálido jamás registrado. Otra de las consecuencias más evidentes es la pérdida de hielo del Ártico. Este otoño está resultando muy anómalo en el mar de Laptev, que a finales de octubre aún yace libre de hielo, algo extraordinario.

La zona mediterránea es quizás de las más afectadas. Los temporales marítimos son ahora más intensos y la presencia de especies subtropicales o tropicales está aumentando, como el mosquito Tigre o el Culex, que transporta el virus del Nilo.

Los gases de efecto invernadero emitidos a la atmósfera han llegado a niveles inéditos en los últimos tres millones de años. Estos retienen de forma muy efectiva el calor, influyendo en todo el sistema climático y con efectos claros en la meteorología de nuestro país. “Los temporales marítimos, sobre todo en el área mediterránea, son más intensos”, comenta Francisco Martín, también meteorólogo de Meteored y coordinador de la RAM. A principios de 2020 tuvimos una borrasca de gran impacto, Gloria, que arrasó muchas playas y paseos de Cataluña, la Comunidad Valenciana o Murcia. Los daños se cuantificaron en cerca de 20 millones de euros. Hay evidencias de que este tipo de episodios van en aumento.

Las regiones mediterráneas también están en el punto de mira debido a la llegada de especies invasoras que aprovechan el clima cada vez más benigno. “Quién pensaría hace cuestión de 10, 20 o 30 años la presencia de especies subtropicales o tropicales en la costa mediterránea. El famoso mosquito tigre está con nosotros y es una realidad que hace 20 años no vivía”, avisa Martín. Nos enfrentamos a una crisis climática que está modificando la vida silvestre, unos cambios que tienen impacto a su vez en la propagación de enfermedades infecciosas. Últimamente tenemos un ejemplo destacado en los contagios del virus del Nilo. Los mosquitos transmisores (Culex) están ampliando su área de influencia, llegando hasta la Península Ibérica, donde parecen haber encontrado un buen hábitat.

Cambio climático en España
Los episodios de tiempo adverso cada vez son más extremos y están llegando especies invasoras, algunas portadoras de enfermedades.

También se nota en la presencia de medusas, en este caso más allá también del Estrecho de Gibraltar. José Antonio Maldonado, director de Meteorología en Meteored, aduce que “los expertos de la Costa del Sol, que viven allí toda la vida, dicen que no han visto plagas de medusas como las que últimamente hay”. El aumento de la población de estos animales marinos está ligado al incremento de la temperatura del mar.

Fenómenos como las olas de calor, de frío o los episodios de lluvias torrenciales ahora parecen ser más adversos. Aunque nuestra vulnerabilidad no se debe solo al factor climático, “es mucho mayor que hace años también por la manera en que nos hemos extendido por zonas como cauces de ríos. Todo ese cóctel da como resultado esta gran cantidad de catástrofes que vemos que ocurren”, advierte Viñas. Que días como hoy sirvan para ser conscientes del riesgo y tomar medidas.