StoreWindows10

¿Por qué se nos pone la piel de gallina?

El cuerpo humano se ve obligado a reaccionar ante situaciones térmicas que le pueden poner en peligro. Una de estas respuestas es la piel de gallina. ¿Por qué se produce?

Marc Redondo Marc Redondo 29 Ene 2018 - 09:19 UTC
Piel de gallina
Momento en el que se pone la piel de gallina.

Los ingleses lo llaman goosebumps. Es decir, bultos de ganso. Los franceses, chair de poule, o lo que es lo mismo, carne de gallina. Los italianos, pelle d'oca, que es piel de oca. Pero sin duda la forma más graciosa nos la dejó Johan Cruyff con su famoso “se me pone la gallina de piel”.

Tras ver la semana pasada por qué el cuerpo humano se pone a tiritar cuando tiene frío, hoy vamos a explicar otra de las curiosas reacciones que tenemos cuando pasamos frío: la piel de gallina, o carne de gallina. ¿Por qué nuestra piel hace eso?

Buscando el calor extra

Cuando se nos pone la piel de gallina lo que se produce es un fenómeno denominado piloerección. Cada pelo nace de un folículo piloso dentro de nuestra piel. Tocando cada folículo encontramos un músculo denominado piloerector. ¿Cuál es su función? Cuando el cuerpo lo requiere, se contrae y provoca que el vello se eleve, produciendo una pequeña protuberancia alrededor de cada pelo

Piel de gallina
La piel deja de ser lisa y nos protege del frío.

¿Y por qué sucede cuando pasamos frío? Cuando la piel ofrece una superficie rugosa debido a la aparición de estas pequeñas protuberancias, se crea un espacio de aire que queda protegido entre los bultitos y la superficie de la piel. Es una capa de aire caliente de apenas un milímetro, pero suficiente para evitar perder tanta temperatura. Sin este mecanismo la piel seguiría lisa y completamente expuesta al frío. 

El hipotálamo, de nuevo al mando 

Para entender el mecanismo que activa esta reacción en la piel toca hablar de nuevo del hipotálamo, esa glándula hormonal alojada en el cerebro que controla todos los mecanismos para que sigamos con vida en todo momento. 

Cuando los receptores de temperatura de la piel mandan al cerebro la señal de que la temperatura corporal corre peligro debido al frío exterior, el hipotálamo envía otra señal a las terminaciones nerviosas que están en contacto con el bulbo piloso y hacen que el músculo piloerector produzca la contracción y el pelo se eleve.

No solo por el frío

La piel de gallina no solo se produce por culpa del frío. Cuando tenemos miedo, cuando escuchamos algún ruido desagradable, cuando tocamos alguna superficie o por excitación sexual, también se produce este acto reflejo cuyo objetivo no siempre es crear esa capa de calor a nuestro alrededor, y sí una respuesta a un estímulo exterior cuyas consecuencias no podemos controlar y que están relacionadas en muchos casos con las hormonas.  

Publicidad