Un tornado provoca numerosos destrozos en Ibiza

Los efectos de este nuevo episodio de tiempo severo empiezan a notarse en la zona mediterránea donde se están reportando numerosas incidencias. Las tormentas más severas se han producido en el entorno de las Baleares y se irán extendiendo a otros puntos.

Victor González Victor González 22 Oct 2019 - 17:39 UTC
tornado Ibiza
Árboles arrancados en la isla de Ibiza debido al paso del tornado.

En las últimas horas dos enormes Sistemas Convectivos de Mesoescala (SCM) se han desarrollado sobre el Mar Mediterráneo en el entorno de las Islas Baleares, donde se han notado directamente sus efectos. Estos sistemas albergan numerosas células tormentosas, algunas de ellas potencialmente severas, que se aprovechan del fuerte contraste de temperaturas entre las capas altas de la troposfera y la templada superficie del mar para obtener energía y desarrollarse.

Una de estas células ha dado lugar a un tornado en Ibiza, concretamente en las proximidades de Sant Antoni de Portmany a últimas horas de la mañana. Como consecuencia de los fuertes vientos asociados al fenómeno, cientos de árboles han sufrido fuertes daños o han sido derribados, algunos arrancados de raíz. Además varios postes y muros han caído sobre las calles y ha resultado dañada parte de la maquinaria y materiales de una obra en la zona.

Ha sido en esta obra donde han resultado heridas 3 personas que trabajaban en el momento en el que se produjo el tornado. El viento desplazó varias máquinas y arrasó las casetas con varias personas dentro, esparciendo los escombros por toda la zona y causando además numerosos daños materiales en la zona de trabajo y proximidades. Aunque el tornado no parece tener origen supercelular y su intensidad no ha sido especialmente fuerte, no hay que olvidar que un tornado 'moderado' es capaz de generar vientos próximos o incluso superiores a 150km/h y lanzar objetos de varios kilos de peso a modo de proyectiles.

El sistema tormentoso que ha dado lugar a este tornado ya se ha desplazado lejos del Archipiélago Balear, pero no hay que bajar la guardia. La DANA que en estos momentos se sitúa sobre la Península Ibérica, seguirá aportando los ingredientes necesarios para la formación de fuertes tormentas en buena parte de la costa Mediterránea y las Baleares. Además, se producirán fuertes lluvias en el Cantábrico oriental y en zonas de montaña del interior y noreste. Cabe esperar, por tanto, que se sigan reportando fenómenos severos durante las próximas horas.

Publicidad