tiempo.com

Rusia, donde el frío alcanza otro nivel... amagando con saltar a Europa

Las temperaturas en España han descendido sustancialmente, alcanzando valores más cercanos a los normales para esta época del año. El invierno climatológico ya está aquí y reabre el tema de la crisis energética, con Rusia helada por un aire frío que ha hecho amago de saltar a Europa.

Frio na Sibéria.
Las bajas temperaturas son una de las características más conocidas de Siberia, una región rica en recursos que, en situaciones normales, se utilizarían para ayudar a mantener caliente a la población.

En la recta final del otoño y a medida que nos acercamos al inicio del astronómico invierno, las temperaturas máximas, pero sobre todo las mínimas, han registrado descensos bruscos en toda España. Las mínimas por debajo de los 10 °C en casi todas las capitales comienzan a poner a prueba nuestra capacidad de respuesta a la crisis energética que azota a Europa desde el comienzo del conflicto en Ucrania.

Sin embargo, precisamente el país que está envuelto en la guerra con Ucrania nos demuestra que las bajas temperaturas pueden llegar a otro nivel. Durante el pasado fin de semana, los termómetros alcanzaron los 50 °C bajo cero en Oymyakon (-50,9 °C) y en Nera (-50,0 °C).

Este final de otoño comienza a poner sobre el tapete todos los retos energéticos que se avecinan.

Este fenómeno se produjo debido a la presencia de una zona de altas presiones que afectó a una parte considerable de Europa del Este, lo que provocó que una región, ya tradicionalmente fría, experimentara temperaturas entre 20 °C y 25 °C por debajo de la media para la época del año.

Además, no fue solo Siberia la que se vio particularmente afectada por la abrupta caída de las temperaturas máximas y mínimas. Países vecinos, como Kazajstán y Mongolia, vieron cómo los termómetros en algunas regiones se acercaban a los -40 °C.

Altas presiones en Europa, que también podrían afectar al resto del hemisferio norte

En los próximos días subirán las temperaturas en el norte de Rusia, manteniéndose por encima de la media para la época del año. En el sur, en la frontera de este país con Mongolia, Kazajistán y China, por ejemplo, las temperaturas se mantendrán entre 10°C y 20°C por debajo del valor normal de la temporada. Esto sucede por la acción de los vientos del oeste y la orientación de los sistemas de alta presión.

A medida que se acerca el fin de semana, las altas presiones que afectaron a Asia Central durante la semana también llegarán a Europa central y del norte, Dinamarca, Alemania e incluso el Reino Unido. El viento del cuadrante este empujará el aire frío hacia Europa occidental.

El subcontinente norteamericano también se verá barrido por las bajas temperaturas, principalmente en los estados más al norte de los Estados Unidos y las provincias más al sur de Canadá. En cambio, los estados del sur, como Luisiana , Misisipi o Arkansas, podrían esperar fuertes tormentas e incluso tornados, por efecto del aire cálido y húmedo proveniente del Golfo de México.

El invierno y los desafíos energéticos que se avecinan

Volviendo al punto de vista europeo, es importante señalar que si bien las bajas temperaturas provocan una mayor presión sobre las redes de suministro eléctrico, además la abundante nubosidad que se espera para los próximos días podría afectar la producción de energía a partir de fuentes renovables, también el viento, pero sobre todo el sol.

El invierno astronómico aún no ha llegado, pero este final de otoño ya hace referencia clara a esa época del año y a los retos energéticos que se avecinan.