tiempo.com

¿Qué es ese "chapapote" que tiñe de negro ríos y barrancos con ex-Danielle?

En las últimas horas los fuertes aguaceros asociados a la borrasca ex-Danielle nos están dejando imágenes desoladoras de ríos y barrancos teñidos de negro en algunas zonas de la Península Ibérica. ¿Por qué se ha producido este fenómeno?

La borrasca (ex-Danielle) se encuentra en estos momentos frente a las costas de Galicia, dejando un ambiente inestable y variable en gran parte de la Península Ibérica. Los fuertes aguaceros han descargado sobre zonas quemadas este verano, algo que conlleva una serie de consecuencias muy negativas, como ya hemos explicado en varias ocasiones en Meteored.

Algunas de las imágenes más dramáticas se han producido en el corazón de la Serra da Estrela (el techo de Portugal continental), concretamente en la parroquia de Sameiro (Manteigas). Las fuertes lluvias que han caído en suelos desnudos tras los incendios y con mucha pendiente han provocado importantes aludes a agua, lodo y ceniza, arrasando esta pequeña población y llegando a los ríos. Además, se han reportado varios deslizamientos de tierra en la zona.

En estos casos, se genera una capa hidrofóbica (repelente del agua) conocida como chapapote forestal, que impide la normal filtración del agua. Algunos estudios señalan que la disminución en la tasa de infiltración podría rondar el 38%, aumentando la escorrentía. Esto supone un grave problema de erosión de suelos, y en España se han visto algunas imágenes muy preocupantes en las últimas horas.

En algunas zonas de Extremadura, el "chapapote", cargado de cenizas, metales pesados y toxinas, ha llegado a gargantas, barrancos y ríos. Estas sustancias reducen el nivel de oxígeno en el agua y estimulan la proliferación de algas, lo que a su vez reduce aún más el oxígeno, arrasando con los peces y plantas de los ecosistemas fluviales.

También desde Galicia y Castilla y León llegan estampas desoladoras de los efectos de estos aguaceros en superficies forestales que han ardido en las últimas semanas. Según nuestro modelo de cabecera, la situación tenderá a estabilizarse conforme vaya pasando la semana. La irregularidad de las lluvias ha sido la tónica dominante en estos días: la situación de sequía sigue siendo muy grave en casi todo el territorio.