StoreWindows10

La sequía provoca pérdidas millonarias y amenaza con restricciones

Los agricultores de Extremadura, Castilla y León y la Comunidad Valenciana temen una auténtica "catástrofe" en las recolectas de 2017. Los embalses españoles ya están al 37.85% de su capacidad total. 

Juan José Villena Juan José Villena 21 Oct 2017 - 11:00 UTC

Los agricultores de la Vega Baja de Alicante -en la imagen- sólo se pueden encomendar a las lluvias para regar. Foto ASAJA.

Los campos españoles están presentando pérdidas millonarias por las lluvias escasas y mal repartidas que está deparando el otoño. Muchas comunidades autónomas piden ayudas para solventar una campaña agro-ganadera que se prevé desastrosa.

Ayer el presidente de ASAJA Extremadura, Juan Metidieri, compareció ante los medios de comunicación para reclamar un plan que haga frente a los daños del campo extremeño. Metidieri considera que hay algunos sectores afectados por la sequía cuya recuperación ya casi es inviable.

En Extremadura la pérdida registrada en el cereal se cuantifica en más de 90 millones de euros, y la producción de las vides ha caído en la actual campaña un 50%. Metidieri destacó, además, el pésimo balance en el olivar, con un 25% del campo de secano perdido, y la merma de unos 2500 kilos de arroz por hectárea.

En Canarias las altas temperaturas alentadas por el huracán Ophelia han dañado los cultivos de Vilaflor, en la isla de Tenerife. Allí el calor ha provocado que las papas hayan amarilleado de forma prematura, afectando a su proceso de maduración. En estas fechas el tubérculo comienza su desarrollo y estas condiciones podrían reducir la calidad y la cantidad de la recolecta.

En el campo alicantino los agricultores, sin soluciones a la vista, sólo pueden rezar para que las nubes rieguen sus campos. ASAJA Alicante esta semana ha advertido que las cosechas de la Vega Baja han entrado en situación de emergencia por falta de agua. Peligran 21.000 hectáreas de cítricos y casi 8.000 hortícolas. Esta comarca concentra el 53% de la superficie cultivada de la provincia.

En el campo alicantino los agricultores, sin soluciones a la vista, sólo pueden rezar para que las nubes rieguen sus campos.

En el pasado mes de mayo el trasvase Tajo-Segura dejó de trasladar agua al encontrarse los embalses de la cabecera por debajo del umbral mínimo. Desde entonces, los agricultores ya no pueden regar y dependen únicamente de que se produzcan precipitaciones para evitar el descalabro económico.

“Estamos muy preocupados porque tenemos las cosechas plantadas y ahora mismo nos encontramos a merced de la climatología para que salgan adelante. Nuestra única salvación en estos momentos es que empiece a llover en el sureste y que también lo haga en los embalses de cabecera para que se reactive el trasvase cuanto antes”, alerta el presidente de Jóvenes Agricultores ASAJA Alicante, Eladio Aniorte.

Situación de los embalses esta semana por comunidades autónomas. Datos de Embalses.net

ASAJA Castilla y León ya tilda a la recolección de castaña en El Bierzo como “catastrófica”. Esta comarca es la principal zona productora de la comunidad y una de las más importantes de España. Las heladas de principios de mayo ya diezmaron la producción y la sequía ha acabado de dañar al cultivo, que presenta un menor desarrollo, cosa que además estimula las plagas. Los agricultores consideran que esta cosecha alcanzará la cifra de 1.500 toneladas, cuando el pasado año se recolectaron 8.050. Las pérdidas podrían alcanzar los 9,5 millones de euros.

Los embalses ya están al 37.85%

Los datos ahora disponibles corresponden al inicio de la semana y, por tanto, no incluyen las lluvias de los últimos días pero, lamentablemente, las cifras no variarán demasiado. Los embalses españoles están al 37.85%, 15 puntos porcentuales por debajo del promedio de la última década.

La situación de los pantanos es alarmante en Castilla-La Mancha y La Rioja con cifras inferiores al 20% de la capacidad total - 18.4% y al 16.2% respectivamente-. La Comunidad Valenciana y Murcia están muy cerca de estos datos, con 23.8% y 21.5%, y Cantabria y Navarra acaban de bajar de los treinta puntos porcentuales. Según Isabel García Tejerina, ministra de Agricultura, Alimentación y Pesca y Medio Ambiente, el consumo de agua está garantizado hasta finales de año pero, si no llueve en los próximos meses, 2018 podría llegar entre numerosas restricciones.

Publicidad