Olas gigantes en Irlanda por la borrasca Diana

La borrasca Diana ha llegado a las Islas Británicas entre olas superiores a los 10 metros de altura. Irlanda se ha llevado la peor parte, con cerca de 19.000 hogares y negocios sin energía eléctrica, árboles derribados y carreteras cortadas.

Hoy las Islas Británicas están viviendo los rigores de la borrasca Diana, un profundísimo centro de bajas de presiones (mínimo de 955 hpa) que está dejando un importante temporal marítimo, rachas de viento intensas y lluvias. Irlanda se ha llevado la peor parte. Este mediodía 19.000 hogares y negocios irlandeses permanecían sin energía eléctrica y muchas carreteras cercanas a las costas del sur y el oeste de la isla estaban impracticables debido al extraordinario oleaje. Se preveían olas superiores a los 10 metros.

Hace dos horas el Servicio Meteorológico Irlandés (Met Éireann) ha retirado parte de los avisos por el vendaval, que ha dejado ráfagas de 122 km/h en Sherkin Island, 115 km/h en Casement y 113 km/h en Roches Point, observatorios de Cork y Dublín. Ahora mismo las autoridades trabajan para retirar los árboles derribados y la compañía eléctrica estatal (ESB) trata de restablecer las líneas, muchas de ellas abatidas por el temporal.

Met Éireann anuncia cinco días más de temporal que dificultarán las labores de los operarios de ESB. Su portavoz pide paciencia, “esperamos que el tiempo en los próximos días siga siendo tormentoso, un factor que puede hacer que el esfuerzo de reparación sea un poco más difícil de lo normal”. En las próximas 36 horas un frente frío asociado a Diana dejará precipitaciones en tres cuartas partes de nuestro país.