tiempo.com

El Mediterráneo despierta, ahora lluvias torrenciales en Benicàssim

En las últimas horas se han registado casi 150 l/m2 en Benicàssim, donde se han producido algunos problemas debido a la intensidad de la lluvia. Además, durante la tarde y mañana las tormentas volverán a descargar con fuerza en el este peninsular.

Las previsiones se han cumplido, y las tormentas están descargando con fuerza en las últimas horas en el Golfo de Valencia. Estos aguaceros se forman en el mar, y afectan sobre todo a áreas costeras, donde pueden quedarse estáticos durante horas y dejar acumulados de lluvia muy importantes.

En esta ocasión, el litoral de Castellón es el que está siendo afectado por estas tormentas. En la estación de AVAMET de Benicàssim se han registrado (por ahora) casi 150 l/m2, acumulándose unos 90 en menos de 40 minutos, lo que ha obligado a activar el aviso rojo. Se trata de una situación típica de finales de agosto en el Mediterráneo, cuando empiezan a llegar de forma más habitual pequeñas ondas o descuelgues de aire frío en altura, a lo que hay que sumar la alta temperatura del mar y la humedad que arrastra el viento de levante.

Debido a la intensidad de la lluvia, en Benicàssim se han producido problemas en las calles, mientras que algunas ramblas han experimentado crecidas repentinas y algunas personas han tenido que ser rescatadas. Afortundamente, el aguacero ha sido de carácter muy local, ya que en otras estaciones no han llegado a los 80 l/m2, mientras que en los municipios conlindantes no han superado los 40.

La inestabilidad se mantendrá en las próximas horas, aunque por la tarde se trasladará al interior. Se esperan tormentas localmente intensas, que podrán ir acompañadas de granizo y de fuertes rachas de viento en zonas de montaña de la Comunidad Valenciana, en Teruel, Albacete y el interior norte de la Región de Murcia. De acuerdo con nuestro modelo de referencia, el HRES-IFS del ECMWF, mañana se espera una situación bastante complicada en el Golfo de Valencia, sur de Cataluña, Teruel y noreste de Cuenca, con chubascos tormentosos que de nuevo serán puntualmente muy intensos.