Huracanes mediáticos y vidas que valen más que otras

Cuando se anuncia la llegada de un huracán a las costas de algún territorio, los medios de comunicación se hacen eco de forma distinta dependiendo del país afectado. ¿Por qué sucede esto?

Marc Redondo Marc Redondo 17 Sep 2018 - 01:27 UTC
Huracán
Los huracanes tienen distinta cobertura informativa dependiendo de dónde afecten.

Pocas veces tenemos la oportunidad de ver, de forma simultánea y en dos puntos tan alejados del planeta, dos huracanes formándose en océanos cálidos y dirigiéndose a dos lugares con grandes densidades de población. Florence, que llegó a alcanzar categoría 4, rumbo a la costa este de Estados Unidos. Mangkhut, de categoría 5, camino al norte de Filipinas.

El huracán Florence ha estado, durante su primera semana de vida, en todos los medios de comunicación. El tifón Mangkhut, mucho más potente que Florence, apenas ha aparecido. Cuando se cierre el balance de fallecidos, lamentablemente la cifra será más alta en el caso de Mangkhut que en el de Florence.

En busca de la audiencia

Todos los huracanes que pueden afectar a Estados Unidos disfrutan de una cobertura informativa privilegiada. No importa las rachas de viento que lleve asociados o la cantidad de lluvia que pueda dejar. Al tratarse de la primera potencia mundial, un evento de estas características copa todos los titulares. Más que nunca, Estados Unidos es el centro del mundo.

Todas las noticias, más si tienen un carácter catastrófico e impactante, cosechan más audiencia si afectan a países del primer mundo. Cuando el espectador observa un país como el nuestro afectado por un huracán, empatiza y la proximidad que siente le atrae hacia la información.

A la hora de decidir qué es noticia y qué no lo es, entran en juego muchos factores. Junto a la novedad y a la actualidad, la proximidad tiene un peso importante. Por este motivo, al menos desde España, el espectador se verá más atraído por un huracán que afecte a Estados Unidos que otro que llegue a Filipinas.

Tenemos que recordar, en este punto, que uno de los principales objetivos de un informativo, especialmente en los canales privados, aunque también actualmente en los públicos, es conseguir altos índices de audiencia.

Cuando unas vidas valen más que otras

A diario, suceden cientos de eventos que acaban con el peor resultado. Sean asesinatos, accidentes o fenómenos de la naturaleza, cuando las noticias llegan del tercer mundo no tienen la misma cobertura televisiva. Un asesinato en Bangkok no tendrá el mismo eco que uno en Washington.

Evidentemente, todas las vidas valen lo mismo, pero a la hora de montar la escaleta o lista de noticias que se van a emitir, hay más factores a tener en cuenta y esto, a veces, no se cumple.

La tragedia que tenga lugar en los países más alejados y pobres al del primer mundo nunca va a copar titulares en la prensa internacional. El número de fallecidos tiene que ser muy grande para que esto ocurra.

¿Quién decide qué es noticia en un informativo?

Es el editor del informativo quien toma la decisión. Tiene que evaluar, acorde a la línea editorial de la cadena en la que trabaja, si la muerte de un estadounidense es más importante que la de un filipino. Evidentemente, todas las vidas valen lo mismo, pero a la hora de montar la escaleta o lista de noticias que se van a emitir, hay más factores a tener en cuenta y esto, a veces, no se cumple. Hay decisiones que el espectador puede no llegar a compartir.

La figura del editor, quien decide lo que se emite en un informativo, es una de las más complicadas en un medio de comunicación.

Publicidad