StoreWindows10

Florence dejará marejadas y lluvias 'potencialmente mortales'

En las últimas horas el huracán Florence ha alcanzado la categoría 4 con vientos sostenidos superiores a los 200km/h. El jueves podría impactar contra las costas de Carolina del Norte, Carolina del Sur y Virginia.

Juan José Villena Juan José Villena 11 Sep 2018 - 09:41 UTC
Vista tomada ayer del huracán Florence desde el espacio por la NASA.

“Por favor esté preparado, tenga cuidado y esté seguro”, son algunas de las palabras que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha utilizado para advertir de la llegada de Florence. Carolina del Sur, Carolina del Norte y Virginia están justo en la trayectoria de este huracán que en las últimas horas ha alcanzado la categoría 4 en la escala Saffir-Simpson, y que aún podría ir a más.

Según el último informe de la NOAA, Florence está dejando de fortalecerse mientras marca una presión mínima de 944 hpa con vientos sostenidos de 240 kilómetros por hora (km/h). Los expertos estadounidenses creen que esta ralentización es pasajera y que en breve volverá a aumentar de intensidad, probablemente hasta rozar la categoría 5. De este modo continuará siendo un huracán ‘Major’, uno de los más potentes en golpear la costa este de EEUU en las últimas décadas según la gente de Trump.

A lo largo de hoy y mañana el huracán permanecerá en un entorno favorable de cizalladura ligera y sobre una superficie marítima que cuenta con temperaturas de 29ºC. Justo antes de tocar tierra las condiciones para su supervivencia empeorarán pero, en cualquier caso, Florence será muy peligroso para el litoral y prelitoral estadounidense. “Potencialmente mortal”, parafraseando a la NOAA.

Los esfuerzos de los meteorólogos ahora pasan por concretar al máximo posible el lugar y la intensidad del impacto. El momento ya parece claro: la tarde del jueves. Sus riesgos se extenderán a lo largo de centenares de kilómetros, por eso las autoridades se han afanado en evacuar más de un millón de personas de los tres estados.

Los efectos previstos

La agencia NOAA anticipa una marejada ciclónica acentuadísima en las costas de las Carolinas y Virginia, y aconseja que se tomen precauciones desde ya, atendiendo a los planes de huracanes y siguiendo los consejos de los funcionarios locales. Además, las lluvias serán torrenciales y persistentes. Florence disminuirá su velocidad a medida que se acerque al litoral estadounidense y se mueva hacia el interior del continente. Así, los acumulados de precipitación podrían ser muy importantes dejando múltiples inundaciones.

El modelo de predicción europeo ahora mismo prevé que el ojo del huracán pasará por las cercanías de la ciudad de Wilmington, con viento sostenido de algo más de 200 km/h y rachas máximas de 250km/h. De confirmarse, los daños en este núcleo urbano, Shallotte o Myrtle Beach podrían ser catastróficos.

Publicidad