¿Podemos confiar en la eliminación del CO2 de la atmósfera para combatir el cambio climático?

La tecnología de captura de carbono a gran escala no es la respuesta al cambio climático.

Un nuevo estudio ha encontrado que las implicaciones y los costos del uso de la tecnología de captura de carbono a gran escala, significa que la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero sigue siendo esencial para que el cambio climático debe ser abordado y el aumento de la temperatura global deba mantenerse por debajo de los 2 grados.

En un artículo, liderado por la Universidad de Aberdeen y co-escrito por la Met Office, que se  publicó en la revista Nature Climate Change y se examinan los posibles impactos ambientales, económicos y energéticos de las denominadas tecnologías de las emisiones negativas es decir, técnicas que eliminan el dióxido de carbono de la atmósfera.

El CO2 es el principal motor del cambio climático. Casi todos los escenarios de emisiones evaluadas por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) que mantienen las temperaturas medias globales por debajo de 2ºC suponen la eliminación a gran escala del CO2 de la atmósfera para el final de este siglo. Las opciones consideradas incluyen la plantación de más árboles, que absorben CO2 a medida que crecen, o rocas que absorben de forma natural el CO2 y difundirlas en los suelos para que la eliminen más rápidamente del CO2.

La principal tecnología comúnmente asumida en escenarios futuros para eliminar el carbono de la atmósfera es la quema de la biomasa para energía, capturando el CO2 que de otro modo se libera, y luego almacenarla permanentemente en las profundidades de la tierra. Esta tecnología se conoce como la bioenergía con captura y almacenamiento de carbono (BECCS, bioenergy with carbon capture and storage).

Pero todas estas técnicas de eliminación del CO2 vienen con diferentes costos y efectos ambientales y limitaciones. El artículo de revisión considera los impactos de las tecnologías de emisiones negativas sobre el uso del suelo, las emisiones de gases de efecto invernadero, el uso del agua, la reflectividad de la Tierra, y el agotamiento de los nutrientes del suelo, así como los requisitos de energía y de costes para cada tecnología.

Chris Jones, científico del Centro Hadley Met Office, y co-autor del estudio, dijo: "Hemos cuantificado previamente la cantidad de emisiones negativas requeridas para alcanzar los 2ºC y los números son grandes.  100s giga-toneladas1 de CO2 deben ser retiradas y almacenadas en algún lugar, y cuanto más esperemos para reducir las emisiones, mayor será  la carga futura de la eliminación2 ".

"Simplemente no sabemos si el despliegue de las tecnologías de emisiones negativas en esa escala es factible, por lo que aquí hemos tratado de calcular son los costos y las consecuencias de los diferentes enfoques posibles. Está claro que una acción rápida para reducir las emisiones ahora es vital".

El estudio encuentra que todas las tecnologías de emisiones negativas tienen limitaciones importantes y si bien tenemos que invertir en investigación y desarrollo para tratar de superar estas limitaciones, el mensaje clave de nuestro estudio es que no debemos confiar en estas, como  tecnologías aún no probadas para salvarnos en el futuro. En cambio los recortes en las emisiones de gases de efecto invernadero son necesarios para evitar una dependencia arriesgada en estas tecnologías en el futuro.

El trabajo se llevó a cabo por un equipo de 40 colaboradores, entre ellos científicos de Met Office y la Universidad de Aberdeen, como una contribución al Proyecto Global de Carbono,http://www.globalcarbonproject.org/


1. a giga-tonne of CO2 (1 GtCO2) is 1 billion tonnes of CO2. Annual fossil fuel emissions are around 36 GtCO2 for 2015.

2. Gasser et al. previous study http://www.nature.com/ncomms/2015/150803/ncomms8958/abs/ncomms8958.html

Fuente: Met Office

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *