Meteorología y Poesía … El Haiku: poemas a la naturaleza y a la temperie

Francisco Martín León, meteorólogo

Artículo de enero 2003 con nuevo formato

Palabras clave: temperie, haiku, poesía, Naturaleza, Japón.

Cae la luna,
rápida es la marea:
alba de estío.
(haiku de Soogi)

 


Paisaje de verano con tormenta (Buson)

Vaya por delante que yo no soy un experto en haiku, o jaiku, ni pretendo serlo, pero la primera vez que cayó en mis manos un libro con estos versos, me dejó impresionado. Esa primera impresión levantó en mí el deseo de saber un poco más sobre esta modalidad poética oriental. Mi sorpresa fue incrementándose al encontrar nexos, directos e indirectos, con elementos de la naturaleza y el tiempo atmosférico.

El haiku es un poema japonés formado por estrofas de tres versos, que en su forma clásica está estructurado por cinco sílabas, el primero y el tercero, y por siete el segundo. Alguien definió al haiku como un “flash” poético, una instantánea expresado en 17 sílabas. Los haikus, de no tener, no tienen título ni rima alguna.

El poeta del haiku trata de expresar de forma “sintética” lo que acontece en un instante, donde la grandeza de la naturaleza le ofrece una instantánea que le llama la atención y le atrae hacia ella. El poeta solo trata de plasmar, pincelar lo que acontece sin ánimo de alterarla. Este resumen de sentimiento poético es lo que hace grande al poema pequeño, como es el haiku. El haiku es simbolismo, esta lleno de misterio y de amor por la vida sencilla y ascética.

El poeta aporta dos elementos naturales: uno “grande” (infinito) y otro “pequeño” (finito). Los condensa en el poema y es el lector el que debe poner algo de su parte para entenderlo. El poeta del haiku tiende a ofrecer una fuente de sugerencias en sus versos y el lector no debe quedarse en su simple lectura sino que debe sumergirse en él, entenderlo e imaginarlo.

Alguien puede pensar que el haiku es un verso incompleto, pero no es así. La pretensión del poeta (muchos de los autores de haiku fueron monjes o pintores de la naturaleza) es ofrecer pinceladas de lo que observó, sin alterarlo de modo alguno. El haiku está ligado a experiencias místicas del Zen. Realmente estos poemas están relacionados con las viejas religiones y filosofías de oriente. Lejos de entender, analizar y dominar a la Naturaleza, lo que se pretende es realzarla sin interferir en ella.

Uno de los mejores temas de inspiración para estos poetas son las nubes, los meteoros, el agua, las estaciones,… Cualquier acontecer en el paisaje, será sintetizado en unos cortos versos. La costumbre de incluir en el poema alguna palabra relativa a la estación (kigo) es muy común en el haiku clásico.

Entre los más grandes poetas de haiku están Bashoo (el maestro de maestros), Buson, Soogi , etc..

 


Retrato de Bashoo, por Hokusai

 


Retrato imaginario de Buson

He aquí algunos de los haikus más famosos y sus autores. Comentaremos alguno de ellos.

Selección de haikus

Todo en calma.
Penetra en las rocas
la voz de la cigarra.

(Bashoo)
La cigarra altera la calma chicha del verano (kigo) siendo su sonido tan penetrante que se hunde en las rocas.

Un viejo estanque;
se zambulle una rana,
ruido de agua

(Bashoo)
El ruido del zambullido de la rana (finito), le hace mirar al poeta al viejo estanque (infinito). Quizás el más famoso de los haikus del maestro de los maestros.

Cae la luna,
rápida es la marea:
alba de estío.

(Soogi)
En verano (kigo), al amanecer con la luna escondiéndose por el horizonte, la marea ha subido.

Un viento fresco.
Llenando el firmamento,
voces de pinos.

(Onitsura)
El primaveral viento (kigo) trae al poeta los nuevos olores del bosque de pinos llenándolo todo.

Sobre la rama seca
un cuervo se ha posado;
tarde de otoño.

(Bashoo)
El otoño (kigo) ha desprovisto de hojas al árbol. El poeta ve como se posa un cuervo.

Relámpago
cae algo
rocío de cañas

(Buson)
La rapidez y fugacidad del rayo (kigo) atraen la atención repentina del poeta


Aguacero
mojada la garza
la grulla seca

(Buson)
La tormenta (kigo) ha descargado regando allí donde esta la garza pero no donde se encuentra la grulla. La nube tormentosa de pequeña extensión.

La camelia en el suelo
ha vaciado de ayer
el aguacero

(Buson)
Después de un chubasco intenso, la camelia se ha visto obligada a inclinarse por el peso del agua que caía.

Para más información:

En Internet: el rincón del haiku.
http://www.supercable.es/~luiscv/haiku.htm
http://haiku.bitacoras.com/
http://www.capitalemocional.com/Trastero/haiku.htm

Un libro. Selección de haikus. Yosa Buson, Ediciones Hiperión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *