Los incendios de la sabana africana:cara y cruz de una moneda

NASA Earth Observatory

 

Los penachos de los incendios en Zambia y los puntos activos en rojo durante la estación seca de la quema (aproximadamente entre septiembre y abril). Las zonas contorneadas en rojo indican la presencia de fuego. Los fuegos contribuyen al aumento de ozono de capas bajas y otros gases contaminantes. (Imagen cortesía del MODIS Land Rapid Response Team de la NASA GSFC). Crédito NASA

Como cada año miles de hectáreas de la sabana africana son quemadas en agosto por los lugareños para liberar a la tierra de los pastos secos y poco productivos. Los incendios generan gran cantidad de humos y quema de biomasa que son desplazados a grandes distancia por los vientos dominantes .
Pero a diferencia de EEUU y Europa, donde los incendios causan pánico nacional, la quema de los pastos en la estación seca es un hecho bienvenido. La quema de los pastos, bien de forma natural por rayos o por las personas, forma parte del ecosistema. Los nutrientes son liberados de las plantas muertas y vuelven al suelo. La tierra se clarea para la nueva vida vegetal que llegará con las lluvias del próximo año. Muchos animales dependen de esta acción para su supervivencia.

La otra cara de la moneda es la polución que genera. Durante el periodo de los incendios, los cielos quedan ennegrecidos y el humo puede reaccionar con gases como los óxidos de nitrógenos, monóxido de carbono e hidrocarburos. Estos elementos, unido al intenso calor y a la luz solar pueden generar ozono troposférico en capas bajas. El ozono troposférico puede dar lugar a enfermedades respiratorias, destruir el tejido pulmonar y disminuir la producción de cosechas.



La quema generalizada de la sabana en África puede producir contaminantes, como los gases descritos en el texto y en particular el dióxido de carbono y el ozono. Esta imagen muestra la concentración de CO tomada por el Measurements of Pollution in the Troposphere (MOPITT), sobre Africa central el 17 de mayo del 2003. (Imagen cortesía de Jesse Allen, NASA Earth Observatory, basaa en datos de NCAR y la Universidad de Toronto MOPITT teams). Crédito NASA


En septiembre del 2000, Anne Thompson, una investigadora del Goddard Space Flight Center de la NASA, voló hacia Sudáfrica para medir dicho ozono troposférico y encontró altas tasas de dicho gas. Estas medidas se realizan también desde el espacio. También describió que el gas o gases contaminantes viajaban más allá de los limites africanos conducidos por los vientos dominantes en la zona.
Toda la información procede de:

http://earthobservatory.nasa.gov/Study/AfricaOzone/

2 pensamientos en “Los incendios de la sabana africana:cara y cruz de una moneda

  1. CAROLINA

    Muchas gracias por la información ya que me fué muy difícil encontrarla y me pareció muy interesante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>