tiempo.com

Marruecos sufre la peor sequía en 40 años

Mientras Marruecos sufre su peor sequía desde 1980, y los expertos advierten que una combinación de cambio climático y una mala gestión de los recursos podría desencadenar una grave escasez de agua potable

Imagen del satélite Terra de la NASA a fecha de 17 de febrero de 2022 mostrando la sequedad de los suelos tras meses sin llover.

"El país no ha visto una situación como esta desde principios de la década de 1980", dijo el experto en políticas de agua Abderrahim Hendouf.

Si bien por lo general fueron los agricultores quienes sufrieron la peor parte de las repetidas sequías en el reino del norte de África, hoy en día el suministro de agua a las ciudades está amenazado, dijo el ministro del agua, Nizar Baraka, al parlamento a mediados de marzo.

Marruecos ha tenido poca lluvia desde septiembre, y las autoridades dicen que sus embalses han recibido solo el 11 por ciento de lo que recibirían en un año promedio.

"Esa es una señal preocupante", dijo Abdelaziz Zerouali, jefe de investigación y planificación del Ministerio del Agua, a la estación de televisión estatal M2, y agregó que se habían tomado algunas medidas preventivas para mitigar los riesgos.

Dos ciudades importantes, el centro turístico Marrakech y Oujda en el este, ya comenzaron a aprovechar las reservas de agua subterránea en diciembre para garantizar un suministro adecuado.

En febrero, el gobierno también lanzó un paquete de alrededor de mil millones de euros en ayuda al asediado sector agrícola, que representa alrededor del 14 por ciento del PIB y es el principal empleador en el campo marroquí.

"Necesitamos cambiar nuestra visión del agua", dijo Zerouali en una conferencia sobre el derecho al agua en Rabat. “El cambio climático es real y tendremos que enfrentarlo”.

Los marroquíes tienen acceso a solo 600 metros cúbicos de agua por persona al año, muy por debajo de los 2.600 metros cúbicos de los que disponían en la década de 1960.

Según la definición de Naciones Unidas, la escasez de agua se produce cuando los suministros descienden por debajo de los 1.000 metros cúbicos por persona al año, mientras que los suministros inferiores a 500 metros cúbicos se consideran "escasez absoluta".

La disminución de los suministros en Marruecos es el resultado de una combinación de factores ambientales, alta demanda y sobreexplotación de las aguas subterráneas para la agricultura, según Baraka.

En un informe reciente del Instituto Marroquí de Análisis de Políticas, Amal Ennabih escribió que "la escasez de agua de Marruecos está profundamente relacionada con la forma en que se usa el agua en el riego, consumiendo alrededor del 80 por ciento del agua de Marruecos anualmente".

El reino, con sus costas atlánticas y mediterráneas, espera que las plantas de desalinización puedan ayudar a compensar el déficit, aunque consumen mucha energía y bombean salmuera al mar, lo que causa sus propios problemas ambientales.

Además, los esfuerzos para construir 15 represas más y más instalaciones de desalinización se han visto empantanados por retrasos.

Una de esas plantas ha estado en construcción desde 2020 cerca de Casablanca, la capital comercial del país, que podría enfrentar una grave escasez de agua para 2025.

Baraka señala que una planta de desalinización destinada a servir a la ciudad turística de Saidia, en el noreste del país, aún no se ha puesto en marcha, lo que provoca escasez de agua.

Otra planta de desalinización entró en funcionamiento recientemente, abasteciendo el 70 por ciento de las necesidades de la ciudad costera atlántica de Agadir, un centro turístico y centro de una importante zona agrícola.

Al igual que España, que ha sufrido un deficit de precipitación a finales de 2021, enero y febrero de 2022, Marruecos ha recibido la visita de varias borrascas atlánticas que han permitido en marzo mitigar ligeramente dicha sequía. Las lluvias recogidas no serán suficientes como para sacar al país de esta situación.

Esta entrada se publicó en Reportajes en 26 Mar 2022 por Francisco Martín León