California atenazada por los incendios

"Kincade fire", "Ventura fire" y ahora "Getty fire" ... California se enfrenta una vez más a grandes incendios devastadores

Francisco Martín León Francisco Martín León 31 Oct 2019 - 03:00 UTC
Zonas de California están siendo devoradas por grandes incendios. ABC News

En un contexto de sequía recurrente en California, estos grandes focos de fuegos virulentos se desarrollaron y se avivan desde hace unos días por un fenómeno meteorológico del otoño californiano, pero particularmente intenso a finales de octubre de 2019: el viento de Santa Ana. Este viento continental es violento, seco y racheado.

Vientos excepcionalmente severos y sequía extrema favorecen el desarrollo de incendios gigantes en California. © NASA.

¿Qué es el viento de Santa Ana?

El viento de Santa Ana, o simplemente el Santa Ana, es un viento que trae condiciones cálidas pero muy secas, especialmente en otoño. Su intensidad y las muy bajas humedades que conlleva conducen a un riesgo especialmente elevado de incendios.

Este viento es un viento catabático, que fluye a lo largo de las laderas, que proviene de grandes altitudes dentro del continente y sopla hacia el nivel del mar. Se activa cuando se instalan altas presiones hacia la Gran Cuenca (una vasta cuenca desértica que incluye Nevada y el oeste de Utah).

El viento gira alrededor de estas altas presiones en el sentido de las agujas del reloj y se dirige hacia el suroeste hasta el sur de California. Sube las laderas y pasa por los pasos de las cadenas montañosas que separan la costa de California de los desiertos interiores.

Al pasar los collados y descender, el viento se acelera (efecto venturi) y se lanza hacia el nivel del mar. Esta compresión favorece el calentamiento y la sequedad de la masa de aire, hasta el punto de que estas situaciones probablemente traen vientos más fuertes. El contenido de humedad es más bajo durante todo el año (la mayoría de las ciudades costeras tienen un récord absoluto de calor en septiembre, durante los Santa Anas intensos, aunque en promedio este mes suele ser menos caluroso que los meses propios del verano.

Los dos elementos esenciales para prejuzgar la intensidad del fenómeno son:

  1. La intensidad del frío atrapado bajo la alta presión de los desiertos de la Gran Cuenca y el interior de California.

  2. La intensidad del gradiente de presión, que los pronosticadores de Los Ángeles están acostumbrados a medir entre Los Ángeles (LAX) y el aeropuerto de Daggett, al borde del desierto de Mojave (DAG), ubicado a cien kilómetros en el interior.

Este viento tiene la particularidad de ser más fuerte durante la noche mediante la combinación de la brisa costera de la costa (que se levanta por la noche y sopla en la misma dirección) y el enfriamiento nocturno del desierto.

Campo de presión del mar para el miércoles 30 de octubre a las 12 UTC del 2019 - Modelos GFS y bosquejo de líneas de flujo de superficie asociadas. © Météo-France.

Los vientos de Santa Ana son también llamados vientos del Diablo por sus efectos y puede alcanzar ráfagas que van de 80 a 110 km / h, y 130 km / h o más en la zona afectada por incendios, con humedades inferiores al 10%. Son, por tanto a veces huracanados.

Esto se traduce en un mayor riesgo de incendios, con la propagación repentina del más mínimo incendio. El área de Los Ángeles está y ha estado en alerta roja.

Incendios de California y cambio climático

Los incendios forestales siempre se han producido en la costa de California, especialmente en el otoño, cuando la vegetación es extremadamente seca al final del verano, y debido a estas situaciones climáticas que producen Santa Ana. Sin embargo, existe una clara tendencia hacia incendios forestales cada vez más devastadores. De hecho, 15 de los 20 incendios forestales más grandes se han producido desde 2000.

Esta tendencia se explica por el hecho de que los veranos son más secos y más cálidos (los veranos más calurosos y secos en California tienen todos ocurrió en los últimos 20 años), y la sequía de verano también tiende a ser más larga.

Una sequía meteorológica más pronunciada, por supuesto, seca la vegetación con más fuerza. El calor también juega un papel, favoreciendo la evapotranspiración de las plantas. El secado más marcado de la vegetación la hace, más que nunca, que la vegetación está lista para arder en el otoño.

RAM. Las muertes y los daños materiales en casas, urbanizaciones y mobiliario urbano se han producido al ocupar el ser humano zonas proclives a generar y propagar incendios devastadores si una chispa salta, como ha ocurrido algunas veces por descuidos humanos o chispas en el tendido eléctrico.

29 octubre 2019

Météo-France

Esta entrada se publicó en Actualidad y está etiquetada con California, Emisiones de incendios forestales, Incendios California, en 31 Oct 2019 por Francisco Martín León
Publicidad