Esta semana acaba la canícula, ¡la troposfera debería ir agitándose!

La semana ha arrancado con un ambiente más fresco y chubascos en la vertiente mediterránea, que mañana serán localmente fuertes en el litoral sureste. El miércoles volverá el calor, previa llegada del frente del sábado. ¡La troposfera se agita!

Juan José Villena Juan José Villena 12 Ago 2019 - 16:57 UTC
flores agosto
Foto tomada esta mañana en Vallgorguina, Barcelona, por Arnald Pons tras la lluvia de la madrugada.

A mediados de semana, con la festividad de la Virgen de la Asunción, llegará a su fin la canícula, ese periodo en el que estadísticamente se registran las temperaturas más altas del año. No se trata de algo matemático, porque evidentemente aún quedan unos cuantos días de calor por vivir, pero la troposfera debería agitarse. Ahora con razón, porque tranquila este verano no se ha mostrado, precisamente.

Esta madrugada Cataluña ha vivido un episodio de tormentas intensas con vendavales, granizo y chaparrones que han acumulado más de 50 litros por metro cuadrado en las ciudades de Tarragona y Barcelona. Los cumulonimbos han crecido por un bandazo del chorro polar, que ha metido una bocanada de aire frío en las capas altas de la troposfera que aún tardará 24 horas en retirarse.

Con los últimos trazos de la vaguada y el viento de levante, mañana hasta media tarde se registrarán chubascos en el Cantábrico oriental, de forma aislada en Cataluña, Golfo de Valencia, extremo sureste peninsular y en el Estrecho. En el sur de la provincia de Alicante, litoral de Murcia y este de Almería las lluvias podrán ser localmente intensas, por eso lucen de amarillo -riesgo bajo- en el mapa de avisos de la AEMET. Las temperaturas bajarán a orillas del Mediterráneo y subirán en el resto del país, donde predominarán los claros.

A partir del miércoles temperaturas hacia arriba

En la jornada del miércoles sobre el océano Atlántico una nueva borrasca moverá ficha, articulando una vaguada y un frente frío que nos afectará el sábado. Previa llegada las temperaturas irán en aumento: entre el miércoles y el jueves en el interior peninsular; de cara al viernes, y sobre todo a lo largo del fin de semana, en la vertiente mediterránea.

En cuanto al estado del cielo, miércoles y jueves serán días parecidos. Predominarán los claros en la mayor parte del país, quedando la nubosidad relegada al extremo norte peninsular. El miércoles se podrán registrar precipitaciones en el litoral gallego y el noreste de Cataluña. Por la tarde también podrán caer algunos chubascos en el este del Sistema Ibérico y caída la noche en la vertiente cantábrica. En la jornada del jueves las precipitaciones volverán a afectar más o menos las mismas zonas, extendiéndose a Pirineos. El viernes solo habrá nubes y caerán cuatro gotas en Cataluña.

Con el fin de semana el calor ‘volcará’ hacia el Mediterráneo

En la jornada del sábado el frente frío descargará lluvias en muchos puntos del noroeste peninsular, especialmente a partir del mediodía. A lo largo del domingo la línea inestable se desplazará por el tercio norte dejando chubascos aquí y allá, más intensos a orillas del Cantábrico, hasta salir al Mediterráneo por Cataluña.

La línea inestable empujará a la masa de aire cálido hacia la mitad este de la Península y por allí el sábado presentará un ambiente tórrido, con máximas de 38 ºC en Zaragoza y 37 ºC en Albacete, como en el Valle del Guadalquivir. En la jornada dominical parece que las temperaturas serán altas en el extremo sureste peninsular y tirando a frescas en el resto.

Publicidad