StoreWindows10

Según el saber popular, ¿qué tiempo hará en junio?

En su predicción mensual para este inicio de junio, AEMET nos pronostica que las temperaturas serán más bajas de lo normal para esta época del año y que las precipitaciones serán más o menos en su media, pero ¿qué nos dicen los refranes?

Fernando Llorente Fernando Llorente 31 May 2018 - 09:47 UTC
Ermita Madrid
Real Ermita de San Antonio de la Florida -celebración 13 de junio-, única superviviente de las tres ermitas dedicadas a san Antonio de Padua que hubo a las afueras de Madrid. Fuente: Wikipedia.

Comienza el mes de transición entre la primavera y el verano, que suele tener unos primeros días más húmedos y frescos que irán dando paso a una clara subida de las temperaturas: “Buen tiempo en junio, verano seguro”. Aunque aún en la segunda quincena puedan aparecer tormentas en el interior peninsular y en zonas montañosas, principalmente de la mitad norte, “De San Juan (24) a San Pedro (29), algún día hará bueno”, lo normal será un tiempo estable y soleado que ayude en el inicio de la siega y la recolección de algunos de los cereales de temporada.

Los días siguen alargándose, mucho menos que en los meses anteriores porque estamos llegando al solsticio, cuando el día 21 se inicie el verano astronómico: “En junio, el día veintiuno, es largo como ninguno”. Las horas de sol aumentarán 12 minutos entre inicio y final de mes, ya perdiendo uno después del solsticio, momento en el que el sol alcanza su máxima altura sobre el horizonte, llegando a 73º 1’.

El agua de San Marcelino (día 2) es buena para el pan y buena para el vino

Es habitual que en los primeros días se mantenga cierta inestabilidad que provoca la mayoría de las precipitaciones que se producen a lo largo de este mes. Esta situación, unida al posterior aumento paulatino de las temperaturas, “Por San Alejandro (4), el calor se va notando”, hace que las últimas nieves de las montañas terminen su deshielo.

Para las labores agrícolas de la siega de cereales, que se va extendiendo de sur a norte de la Península, la estabilidad atmosférica es muy bien recibida: “Malo si por San Bernabé (11) no ha dejado de llover”.

Plaza de Ramales, Madrid, donde se encontraba la iglesia de San Juan Bautista -celebración 23 de junio-, del siglo XII, lugar de enterramiento del pintor Diego de Velázquez y que en la actualidad está recordado por la pequeña cruz que se ve en la imagen. Fuente: Wikipedia.

De los vientos de junio, los de San Antonio (día 13) o ninguno

A mediados de mes se suele producir un cambio en el tiempo. Si la primavera viene retrasada y aún en los primeros días se han prodigado las precipitaciones y las jornadas frescas, se produce la llegada del anticiclón. Los días se despejan y el calor aumenta de repente: “Será templado y seco el junio aquel que siga a un mayo de buen llover”.

Pero en ocasiones, el anticiclón atlántico deja colarse todavía a algún frente nuboso, asociado con aire frío en altura, que provoca tormentas, con fuertes vientos, lluvias e incluso granizo: “Juniete nubladete si no granizas no agonizas”.

Junio brillante, año abundante

Una vez pasado el solsticio lo habitual es que la calma predomine en los últimos días del mes, con jornadas soleadas, las más largas del año, “Junio es todo día; los viejos y muchachos tienen más vida”, que pueden traer los primeros rigores del verano o incluso sin descartar la primera ola de calor. “San Pedro (día 29) caluroso, treinta días bochornoso”.

Y como en Meteorología dos más dos no son cuatro, acabo con uno de los refranes más populares de este mes, “Hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo; …”, a lo que añadimos “… y si el tiempo es inoportuno, hasta el cuarenta de junio”.

Publicidad