tiempo.com

¿Has comido okra con pollo? Podría servir para eliminar microplásticos

La okra con pollo es una buena opción, pero esta planta, entre otras con las mismas propiedades viscosas, puede eliminar los microplásticos que se encuentran en el agua siendo un tratamiento sostenible y eficaz.

Okra
Usa okra y deshazte de los microplásticos. Esta es la propuesta de académicos de la Universidad Estatal de Tarleton.

La okra es un alimento típico en la cocina de Minas Gerais y Bahia, en Brasil, que previene problemas cardíacos, es muy bueno para el intestino, ayuda con la inmunidad y es excelente para el cerebro.

En estos últimos días la okra aún ha ido más allá: es un tratamiento sostenible para eliminar los microplásticos del agua, actuando como el gran héroe a favor de la salud humana. La forma más conocida de eliminar los microplásticos es con el uso de químicos sintéticos que son dañinos tanto para humanos como para plantas, provocando su descomposición.

La baba de okra limpia las aguas

Usar okra y otras verduras para limpiar el agua es un descubrimiento increíble y se presentó en el primer trimestre de este año en la prestigiosa American Chemical Society. La responsable de este asombroso estudio es la científica Rajani Srinivasan de la Universidad Estatal de Tarleton. La investigadora es experta en la detección de diferentes tipos de contaminantes (orgánicos, inorgánicos, microbianos, nutrientes, etc.) en agua potable, superficial, aguas residuales y aguas residuales industriales.

La líder de la investigación explicó que este sistema puede eliminar microplásticos y otros materiales peligrosos del agua utilizando una opción no tóxica y natural, es decir, sin productos químicos.

Srinivasan en un estudio anterior encontró que las sustancias que se encuentran en la okra y otras plantas tienen propiedades efectivas que pueden eliminar los contaminantes del agua, es decir, limpiar los grupos de microorganismos. En el nuevo estudio, la científica y sus colegas presentaron una forma en que el compuesto vegetal también funciona con microplásticos.

Los polisacáridos, que son sustancias útiles de la okra y otras plantas, funcionan de manera efectiva cuando se combinan. La solución funciona para pequeños volúmenes, pero también para los océanos.

El microplástico es el villano del siglo XXI

Sin saberlo, es decir, sin darnos cuenta, ingerimos pequeños trozos de plástico de aproximadamente 5 mm o menos. Tanto es así, que cada año podríamos encontrar decenas de miles de estas partículas en nuestros alimentos, según aseguran los investigadores.

Los hogares y las empresas tiran aproximadamente 8 mil millones de toneladas de desechos plásticos al mar cada año. Estos plásticos se producen desde la década de 1950 y menos del 10% se ha reciclado.

Los microplásticos son dañinos para los peces, interrumpen sus funciones reproductivas y dañan sus órganos hepáticos. Todavía se está investigando el impacto en la salud humana, pero los científicos creen que podrían poner en peligro la vida de las personas de varias maneras.

Creemos que los microplásticos por sí solos podrían no ser muy peligrosos para nuestra salud, pero cualquier tipo de sustancia tóxica que se adhiera a estos plásticos puede ingresar a nuestro cuerpo y causar problemas, dice la Dra. Rajani Srinivasan .

Para los investigadores, los microplásticos pueden ser mutagénicos o cancerígenos, un estado que puede aumentar las posibilidades de mutaciones en el ADN y desarrollo de cáncer. Próximamente se llevarán a cabo más investigaciones para simular los efectos de otras combinaciones de sustancias vegetales y cómo se comercializarían para brindar un mejor acceso al agua potable.