tiempo.com

¿Se puede beber el agua de la lluvia? ¿Y el granizo?

Con tanto hablar de la falta de recursos hídricos que está azotando a España, alguno puede llegar a preguntarse si la próxima vez que llueva, o incluso granice, es oportuno recolectar estos hidrometeoros para el consumo humano... ¡la respuesta es no!

El granizo con mayor diámetro del mundo (20 cm) se generó en una tormenta el 23 de julio de 2010, en Dakota del Sur, Estados Unidos.

La lluvia y el granizo no es simplemente agua que se ha condensando a partir del vapor de agua disponible en la atmósfera y cae a la tierra, si no que durante todo el proceso o incluso desde su inicio, puede llevar consigo altos niveles de contaminantes.

Aunque esto pueda parecer algo lógico, las alarmas han sonado durante los últimos días debido al consumo de granizo que ha tenido lugar en la isla de Java, en Indonesia. El pasado lunes los residentes de Suraba se vieron sorprendidos por una tormenta de granizo, fenómeno poco habitual en la zona debido a que, principalmente, este hidrometeoro se suele formar únicamente en latitudes medias, ya que en las regiones tropicales las altas temperaturas funden el granizo en su camino hacia la superficie de la tierra.

Los vecinos, impactos por tal acontecimiento, comenzaron a utilizar el granizo para enfriar sus bebidas, intranquilizando a los expertos y poniendo en peligro su salud.

¿Cómo se forman la lluvia y el granizo?

Cuando el aire húmedo asciende en el seno de la atmósfera, su temperatura va disminuyendo hasta llegar un punto en el que se alcanza la saturación, momento a partir del cual comienza la condensación. Para ello, es necesario que exista una superficie en dónde el agua se condense, denominada núcleos de condensación. Estos núcleos son partículas microscópicas que flotan en la atmósfera facilitando la formación de las gotas de agua en las nubes.

Los principales núcleos de condensación están formados por partículas de sal, polvo, polen, cenizas volcánicas y partículas de origen antropogénico como sulfatos y ácidos nítricos.

Aunque el granizo se genera inicialmente mediante el mismo proceso que la lluvia, necesita unas condiciones específicas para su formación. Aparte de lo anteriormente nombrado, se necesitan fuertes corrientes ascendentes y descendentes en el interior de la nube de desarrollo vertical para la formación del granizo.

¿Es sano beber granizo o agua de la lluvia?

Partiendo de la base que ambos fenómenos se inician necesitando vapor de agua y núcleos de condensación, si el agua se evapora de una superficie terrestre contaminada, la lluvia y el granizo formados también estarán contaminados. Por otro lado, si los núcleos de condensación utilizados en el proceso proceden de origen antropogénico, como suele ocurrir en las principales ciudades, el agua y granizo formado estarán también contaminados.

Los vehículos a motor principalmente emiten los principales gases contaminantes en las ciudades: óxidos de nitrógeno, carbono y azufre.

A todo ello, también le debemos sumar la contaminación ambiental que puede contener la atmósfera en sí, sobre todo en áreas urbanas, donde los contaminantes de chimeneas industriales o vehículos a motor, entre otros, pueden adherirse a las partículas de vapor, que luego llegarán a formar la lluvia.

Por consiguiente, tanto la lluvia como los bloques de hielo provenientes del granizo contienen una serie de sustancias química peligrosas, que se desaconseja encarecidamente beber, debido a los altos índice de contaminación que pueden haber captado mediante el transcurso de su formación.