¿Qué pasará en el sistema solar cuando el Sol muera?

La Tierra seguramente llegará a su fin, pero la muerte del Sol podría significar una nueva vida en el sistema solar exterior. 

planeta tierra, sol
La vida en la Tierra desaparecerá antes de que se extinga el Sol.

El Sol va camino a su extinción, pero aún falta mucho para este suceso. Alrededor de 5 mil millones de años, según los expertos. Con el paso del tiempo, el Sol se quedará sin energía y esto alterará drásticamente al sistema solar. Nuestra estrella está alimentada por fusión nuclear y convierte el hidrógeno en helio, en un proceso que transforma la masa en energía. Una vez se acabe el suministro de combustible, el Sol comenzará a crecer de manera espectacular. Sus capas externas se expandirán hasta engullir gran parte del sistema solar, convirtiéndose en lo que los astrónomos llaman una gigante roja.

¿Y qué pasará con los planetas una vez que el Sol entre en la fase de gigante roja? El desenlace del sistema solar sigue siendo un tema de debate entre los científicos. Aún no está claro exactamente cuánto se expandirá el Sol moribundo y cómo cambiarán las condiciones. Pero algunas cosas parecen más probables.

Efectos en la Tierra

La muerte lenta acabará con la vida en nuestro planeta. Y si bien es posible que al Sol le queden 5 mil millones de años para quedarse sin combustible, es probable que la vida en la Tierra desaparezca mucho antes. Eso es porque el Sol ya se está volviendo más brillante y es esperable que la radiación solar se vuelva tan intensa que sea demasiada para la vida en la Tierra.

Cuando el Sol se convierta en un gigante rojo, la Tierra también se vaporizará, tal vez solo unos pocos millones de años después de que Mercurio y Venus se hayan consumido. Todas las rocas, fósiles y restos de las criaturas que han vivido aquí serán devorados por el orbe creciente del Sol, borrando cualquier rastro persistente de la existencia de la humanidad en la Tierra.

Mercurio, Venus y Marte

Los primeros planetas en desaparecer serán Mercurio y Venus, que seguramente lo harán antes que la Tierra. No hay muchas dudas al respecto. Y luego le seguirá nuestro planeta. Pero los científicos le dan una posibilidad a Marte, ya que está al límite y algunas teorías sugieren que podría escapar del alcance real del Sol, aunque la radiación sí le afectaría.

Los planetas gaseosos

A medida que nuestro Sol gigante rojo envuelva los planetas interiores, es probable que parte de su material sea arrojado más profundamente en el sistema solar, para ser asimilado en los cuerpos de los gigantes gaseosos. Sin embargo, la proximidad del límite de nuestra estrella también vaporizará los amados anillos de Saturno, que están hechos de hielo. El mismo destino probablemente aguarda a los mundos oceánicos helados de hoy, como la luna Europa de Júpiter y Encélado de Saturno, cuyas gruesas capas de hielo se perderían en el vacío.

Nuevas zonas habitables

Una vez que nuestro Sol se haya convertido en un gigante rojo, Plutón y sus primos en el Cinturón de Kuiper, más la luna de Neptuno o Tritón, pueden ser los bienes más valiosos del sistema solar. Hoy en día, estos mundos contienen abundante agua helada y materiales orgánicos complejos. Algunos de ellos incluso podrían contener océanos debajo de sus superficies congeladas. Pero las temperaturas de la superficie en planetas enanos como Plutón suelen situarse en unos inhóspitos cientos de grados bajo cero.

Pero para cuando la Tierra sea una ceniza, Plutón tendrá una atmósfera espesa y una superficie de agua líquida, con temperaturas similares a las de nuestro propio planeta en la actualidad. Cualquier humano que quede alrededor podría encontrar refugio en ese mundo.