tiempo.com

Los acuíferos españoles en la UCI: ¡casi la mitad están en mal estado!

El 44% de las masas de agua de los acuíferos españoles se encuentra en mal estado: la sobreexplotación y contaminación son los principales responsables de su situación crítica. ¿Cómo hemos llegado a esta situación?

Sequía y contaminación acuíferos
La sequía que sufre España actualmente, con las reservas hídricas a un tercio de su capacidad, obliga a recurrir a las aguas subterráneas, que presentan un alarmante estado en muchas zonas.

El agua de la lluvia se filtra a través de rocas permeables y se acumulan en "embalses subterráneos", más conocidos como acuíferos, que se hacen visibles cuando emanan a la superficie en forma de manantiales o surgencias, aumentando el caudal en ríos, arroyos o lagos.

Estas aguas subterráneas cuentan con gran importancia porque forman parte de la reserva de agua dulce del planeta, aunque solo representa un 3% del total de agua disponible. España es de los países con una mayor cantidad de acuíferos, con casi 700 masas de aguas subterráneas y 29400 hectómetros cúbicos de agua, abasteciendo a cerca del 30% de toda la población.

A pesar de la gran importancia que tiene este recurso natural, nuestro país ha maltratado sus aguas subterráneas: según un informe reciente de Greenpeace, alrededor de 353 acuíferos que se extienden más de 140000 km cuadrados están en mal estado.

Un impacto que abarca casi el 40% de superficie total que ocupan en España, y para ser exactos, afecta a más del 50% de las masas en las cuencas del Segura, Guadiana y las internas de Cataluña, así como a un tercio en las del Guadalquivir, Duero, Ebro o Júcar.

Sobreexplotación y contaminación

La sobreexplotación por encima de la regeneración propia del ciclo del agua y la contaminación son dos de los principales responsables de este desastre pero, no son los únicos.

Entre los contaminantes más perjudiciales destacan los nitratos procedentes de fertilizantes agrícolas no orgánicos y los purines de la ganadería industrial. Estas sustancias son las causantes de que el 30% de las cuencas españolas (Guardianía, Segura, Guadalete y Barbate, Gran Canaria, Tinto, Odiel y Piedras y a un tercio de las del Guadalquivir, Júcar, Duero y Ebro) presenten un mal estado debido a los químicos

Situación acuíferos
Situación de los acuíferos según los planes de tercer ciclo de las Confederaciones hidrográficas. Fuente: Greenpeace

A todo ello también hay que añadir los pesticidas y plaguicidas que afectan a un 11% de las masas subterráneas, siendo las cuencas más afectadas las de Cataluña, Júcar, Segura, Guadalquivir, Ebro y Duero.

No nos olvidemos del gran impacto de las macrogranjas, especialmente donde se han impulsado sin atender al efecto de situar las explotaciones en suelos muy permeables, y por tanto, causando la contaminación. Esta afección destaca en Ebro, amplias zonas de Cataluña y Aragón, el Segura y Murcia.

Además, la sobreexplotación también puede acarrear problemas considerables. El exceso de extracciones en los acuíferos costeros produce una intrusión de agua salada al cambiar el flujo del acuífero. Mientras que en masas continentales, una mala gestión de los pozos produce una contaminación cruzada por sales y yesos.

De los acuíferos a los grifos de nuestras casas

Recordemos que, en gran medida, las aguas subterráneas también llegan a nuestras casas. Si estos están contaminados, los nitratos, sulfatos, pesticidas o arsénico también llegan al agua de nuestro grifo.

contaminacion
En el periodo de estudio se han incumplido más de 100000 veces los parámetros establecidos en el Real Decreto 140/2003 sobre los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano.

Sin ir mas lejos, en 411 municipios españoles se detectó contaminación por nitratos entre 2916 y 2021, con valores por encima del límite legal apto para la salud. Fue posible saberlo gracias a las muestras del agua potable que llegaba a nuestros hogares.

Y no sólo eso, en 55 municipios de España se registraron también valores por encima de los permitidos de plaguicidas y pesticidas como Metolacloro, Metalaxil o Alaclor.

Las previsiones futuras son pesimistas

España lleva ignorando la Directiva Marco del Agua desde el 2015, plazo acordado para sanear los acuíferos españoles. ¿Consecuencia? El 44% de nuestras masas de agua subterráneas se encuentran en mal estado.

Las últimas previsiones, España corre un alto riesgo de seguir incumpliendo la Directiva Marco del Agua en el futuro.

Según la previsión, España corre un alto riesgo de continuar incumpliendo los objetivos ambientales en la próxima década: se espera que para 2027 aún el 19% de las masas de agua no alcancen buen estado y, para el 2039 se reduzca a un 8%. ¿Cumpliremos los plazos esta vez o dejaremos morir a nuestros embalses subterráneos?