tiempo.com

Insólitas medusas que salen del único abismo inexplorado en la Tierra

Una nueva medusa, conocida como Atolla reynoldsi, fue encontrada por investigadores que exploraban las profundidades de la bahía de Monterey en California.

Atolla reynoldsi
Atolla reynoldsi, una nueva especie de medusa corona de aguas profundas © 2014 MBARI.

Investigadores en California han identificado una nueva especie de medusa de aguas profundas que vive en las aguas ricas en nutrientes de la Bahía de Monterey. Nombrada Atolla reynoldsi, la especie finalmente ha sido descrita después de haber sido vista por primera vez hace más de una década.

El descubrimiento de A. reynoldsi fue realizado por científicos del Instituto de Investigación del Acuario de la Bahía de Monterey (MBARI), quienes han pasado 15 años observando y recolectando especímenes de medusas en la costa de California.


A. reynoldsi es un tipo de medusa de aguas profundas que habita en la zona de medianoche del océano, entre uno y cuatro kilómetros de profundidad. Hasta la fecha, hay 10 especies de medusas Atolla conocidas por la ciencia, distribuidas por los océanos de la Tierra.

La mayoría tiene campanas de color escarlata y un tentáculo que es notablemente más largo que los demás. Sin embargo, al rastrear miles de horas de imágenes de vídeo, los investigadores registraron varias observaciones de un tipo de medusa Atolla que carecía del distintivo tentáculo largo.

Estas nuevas y notables medusas subrayan cuánto nos queda por aprender sobre las profundidades del mar. Casi en cada inmersión en las profundidades de la Bahía de Monterey, aprendemos algo nuevo”, dijo George Matsumoto, especialista senior en educación e investigación de MBARI.

“El trabajo de MBARI para comprender el océano es más urgente que nunca, ya que las profundidades del mar y los animales que viven allí se enfrentan a un número creciente de amenazas. No podemos proteger la vida en las profundidades del mar a menos que la entendamos primero”.

Los océanos profundos revelan otro secreto

A. reynoldsi es relativamente grande en comparación con otras especies de su género. El espécimen más grande recolectado por los investigadores del MBARI mide 13 cm de diámetro. Sin embargo, no es muy común, ya que solo se ha observado en diez ocasiones desde abril de 2006 hasta junio de 2021.

Además de esta nueva especie de medusa, los investigadores también creen que sus observaciones muestran evidencia de dos especies más de Atolla que son nuevas para la ciencia. Sin embargo, hasta el momento el equipo no ha recolectado suficientes especímenes de estas medusas para confirmar sus sospechas.

El descubrimiento destaca la falta de conocimiento que tenemos del océano profundo, a menudo descrito como el último gran desconocido en el planeta Tierra. Las presiones aplastantes y la oscuridad opresiva de las profundidades del océano lo convierten en un lugar formidable para subsistir, con organismos que requieren adaptaciones extremas para sobrevivir.

A pesar de esto, la vida en los océanos profundos es sorprendentemente diversa, tal vez incluso rivalizando con la de los entornos terrestres de la Tierra. Dado que la mayoría de las partes más profundas de los océanos permanecen sin explorar, constantemente se descubren nuevas especies, sin saber qué otros secretos se esconden allí.

“Nosotros, colectivamente la población humana, necesitamos dedicar más tiempo y fondos a explorar y aprender sobre el océano, el hábitat más grande de la Tierra”, agrega Matsumoto. “Es difícil proteger o preservar un ecosistema cuando no sabemos quién vive en ese sistema o cómo interactúan entre sí, y los humanos ya están teniendo un impacto en el océano”.