La crisis climática es alarmante, "¡cómo se atreven!" a no mitigarla

Greta Thunberg alzó ayer la voz en la Cumbre de Acción Climática de Nueva York. La Tierra se está calentando, el hielo pierde extensión y el nivel del mar aumenta. ¿Estamos actuando en consecuencia? Según la Cumbre de Acción Climática, no.

Juan José Villena Juan José Villena 24 Sep 2019 - 12:13 UTC
crisis climática
Ayer la Cumbre de Acción Climática evidenció una vez más la gravedad de la crisis climática.

El planeta se está calentando, los fenómenos meteorológicos extremos van incrementándose, así como el nivel del mar, y la contaminación acaba con la vida de millones de personas cada año. “Estamos al principio de una extinción masiva y ustedes solo hablan de dinero y de cuentos de hadas de eterno crecimiento económico, ¡cómo se atreven!” denunció ayer la joven activista Greta Thunberg, en la Cumbre de Acción Climática organizada por la ONU en Nueva York. Estas palabras fueron recitadas ante decenas de presidentes y primeros ministros que prometieron iniciativas e inversión para afrontar la ‘crisis’. Entre ellos no estaba Donald Trump.

La existencia del calentamiento global es indudable y que está condicionado en parte por nuestras emisiones de gases de efecto invernadero, también. Todos los máximos mandatarios conocen la problemática pero muy pocos países, sobre todo entre los más avanzados, están asumiendo los acuerdos para la sostenibilidad. Prueba de ello es el incremento contínuo de los niveles de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de similares características, que recientemente han alcanzado concentraciones de récord: entre los años 2015 y 2019 la tasa de aumento fue casi un 20 % superior a la observada en los cinco años anteriores. “Las causas y los efectos del cambio climático se están multiplicando en lugar de reducirse”, declaró también ayer Petteri Taalas, Secretario General de la Organización Meteorológica Mundial.

Los datos que evidencian la 'crisis'

La temperatura media mundial ha aumentado en 1.1 ºC desde la era preindustrial, 0.2 ºC en los últimos cinco años. Este último quinquenio probablemente se convertirá en el más cálido jamás registrado. Las cifras pueden parecer poca cosa pero son más que suficientes para aumentar de forma alarmante el deshielo, el nivel del mar y de paso agravar los efectos de fenómenos meteorológicos extremos, como las olas de calor, los huracanes, las sequías y a la vez las lluvias torrenciales. Todo es compatible.

  • En el período 2014-2019 la tasa de aumento medio global del nivel del mar fue de 5 mm por año, frente a los 4 mm anuales durante el decenio 2007-2016.
  • En este mismo lapso temporal, el promedio de la extensión mínima del hielo marino en el Ártico fue muy inferior al registrado entre 1981 y 2010. También en invierno.
  • Los océanos almacenan más del 90 % del exceso de calor provocado por el cambio climático. En 2018, sobre la base de mediciones realizadas hasta los 700 metros, se registraron los valores más elevados de contenido calorífico en los océanos. Por delante de 2017 y 2015 que ocuparon el segundo y tercer lugar respectivamente.
  • Más del 90 % de los desastres naturales están relacionados con el tiempo. Pues bien, según el Boletín de la Sociedad Meteorológica de los Estados Unidos, en el período 2015-2017 en 62 de los 77 fenómenos que se estudiaron se apreció una significativa influencia antropógena.
  • Las sequías aumentan en gran medida el riesgo de incendios forestales, aumentando además los eventos de larga duración.

La ONU ha trasladado que, tras la jornada, 77 países se comprometieron a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a ‘cero neto’ para 2050. En la misma nota recuerdan que ya no se debe hablar de cambio climático, sino de una “crisis” que requiere acciones inmediatas y muy concretas. Debemos aminorar el calentamiento global a medio plazo y, además, afrontar la creciente amenaza que ya suponen los fenómenos meteorológicos extremos. En nuestro país este viernes muchas personas saldrán a la calle para recordar estos compromisos.

Publicidad