tiempo.com

Balance de agosto 2022 en España: los récords que dejó a su paso

Como era de esperar, este mes se mantiene en la línea de los anteriores, con temperaturas superiores a lo normal y escasez de precipitaciones. Veamos con detalle lo sucedido durante este agosto de nuevos récords.

En la imagen vista aérea, no actual, del embalse de Sierra Brava, en Cáceres, de los grandes embalses del Guadiana a tan solo el 14,59% de su capacidad.
En el observatorio de Cáceres no llueve desde principios de mayo y la sequía está muy avanzada. En la imagen vista aérea, no actual, del embalse de Sierra Brava, en Cáceres, de los grandes embalses del Guadiana a tan solo el 14,59% de su capacidad.

Pocas diferencias con el mes anterior, ya que agosto empezó con escasez de lluvias y temperaturas muy altas, pero en la parte central del mes la situación cambió algo, con jornadas de cierta inestabilidad y bajada de las temperaturas en la mayoría de las regiones.

Por decenas, la primera continuó con valores térmicos muy altos, superando los 40 ºC en la Península con claridad. En general pocas han sido las lluvias, excepto algunas precipitaciones en la cornisa cantábrica y en las zonas montañosas del norte peninsular. Solamente el observatorio de Huelva se permitió el lujo de tener una media inferior a sus valores habituales.

La segunda decena la podemos considerar casi como normal, aunque tirando un poco al alza. Las precipitaciones fueron ligeramente superiores a la media pero, como suele suceder en los meses veraniegos, muy ligadas a situaciones puntuales y tormentosas que en ningún caso fueron generalizadas. Interesante resaltar los extremos meteorológicos en estos diez días, dándose la máxima la jornada del 12, la mínima en la del 18 y una gran precipitación en el aeropuerto de San Sebastián, con casi 200 l/m2 ese mismo día.

Finalmente, el mes terminó con temperaturas nuevamente elevadas, aún con valores superiores a las medias, pero sin llegar a los extremos de los primeros días del mes. Las precipitaciones siguieron siendo, en general, escasas, con la excepción de los tercios norte y este de la Península y de zonas de ambos archipiélagos, donde fueron superiores a sus medias.

El día que cae el Quemado, cae todo el apostolado

Este refrán hace mención al martirio en una parrilla de Lorenzo de Roma o San Lorenzo, indicando que por estas fechas suelen ser las jornadas más cálidas del verano. Y nos viene como anillo al dedo, ya que una vez más las máximas han sido muy superiores a los valores habituales de este mes en todo el país, quizás en las Canarias se aproximen algo a sus medias, aunque siempre por encima.

Las máximas nacionales, con la excepción de los días 7 y 8, hasta el 16 estuvieron por encima de los 40 ºC, provocando que, de media, se hayan disparado en +2,3 ºC por encima de lo habitual para estas fechas, destacando los observatorios de los aeropuertos de Pamplona y de Gerona con +5,8 ºC y +4,8 ºC, respectivamente. En estaciones de AEMET, el valor más alto mensual se alcanzó el día 12 en Játiva, Valencia, con 45,1 ºC.

Los valores nocturnos también han sido superiores a lo normal en el conjunto de las regiones, aunque sin llegar a la situación de las máximas. En estaciones de AEMET que no son de alta montaña el dato más bajo mensual se produjo el día 18 en Puebla de Sanabria, Zamora, con 2,0 ºC.

Játiva, Valencia, el castillo-fortaleza que tiene su origen en una construcción de los iberos y que los romanos mejoraron al construir el segundo castillo, denominado Mayor.
La temperatura más alta del mes se ha producido el día 12, en Játiva, Valencia, con 45,1 ºC. En la imagen el castillo-fortaleza que tiene su origen en una construcción de los iberos y que los romanos mejoraron al construir el segundo castillo, denominado Mayor.

Con el episodio cálido de casi la mitad del mes, se han vuelto a batir numerosos récords de temperaturas máximas y mínimas absolutas más altas. En el de las máximas destacaremos al observatorio del aeropuerto de Alicante, que superó el día 13 con 41,9 ºC el registro anterior que era de 1986. Y para el caso de las mínimas hablaré del valor alcanzado en el aeropuerto de San Sebastián el día 11, con una mínima de 24,0 ºC.

Por agosto, las tronadas, suelen ser más que pesadas

Este agosto ha sido seco si consideramos el conjunto del país. Las zonas donde ha llovido más de lo normal se han dado, principalmente, en la parte más oriental del País Vasco, con zonas que han superado los 200 l/m2; en el nordeste peninsular, con núcleos cercanos a los 150 l/m2 en áreas de Cataluña; y algunas islas occidentales de Canarias y en Menorca, con más del 320% de lo normal. Por el contrario, ha llovido menos de lo habitual en casi todo el resto del país, con zonas sin precipitación en muchos puntos del suroeste peninsular.

Durante este mes no se ha batido ningún registro de precipitación máxima absoluta en un día.

También hay que mencionar las importantes tormentas sucedidas en los últimos días de agosto, con rachas de viento huracanadas, que en el aeropuerto de Zaragoza, con 111 km/h, superó su registro anterior que era de 1954. Estos episodios tormentosos tuvieron su punto culminante y trágico el día 30, con los pedriscos caídos en la provincia de Gerona que incluso causaron daños personales.

Consideraciones finales

Teóricamente hemos pasado la estación más seca y cálida en todo el país, sabíamos que de agosto poco podíamos esperar, pero menos nos ha dado, ya que ha sido un mes bastante estable y muy caluroso. La escasez de precipitaciones nos deja un panorama muy sombrío, ya que no se deberían esperar lluvias generalizadas en las próximas semanas.

Ampliando estos datos, y referido a los observatorios principales, las zonas donde continúa sin llover son: Badajoz sin precipitaciones desde el 22 de abril y Cáceres desde el 4 de mayo.

Con todo esto nuestras presas se encuentran con sus reservas muy bajas, ya que el agua embalsada, a fecha de 6 de septiembre, es de solo el 35,04% de su capacidad máxima, casi un 7% inferior a la misma fecha del año pasado. Con esto, nos encontramos por debajo de la media de los diez últimos años, en este caso un 18%. Siendo la peor cuenca en estos momentos la del Guadalquivir, con solo el 21,45% de su capacidad.