Monitorizando un invasor tenaz y mortal en el lago Thurmond

Alrededor del lago Thurmond, un gran embalse que se extiende a lo largo de Georgia y Carolina del Sur, algo nada bueno pasa con los pájaros.

 

 

 

 


 

El lago está lleno de vegetación – particularmente una planta acuática invasora conocida como Hydrilla verticillata – y el área está llena de aves que están enfermas o muriendo.

Los científicos han deducido que las aves están consumiendo una cianobacteria tóxica que vive en la Hydrilla verticillata. La toxina causa una enfermedad neurodegenerativa y finalmente la muerte en las aves acuáticas que la ingieren. Las águilas no comen las plantas, pero sí se alimentan de otras aves. Y muchas águilas han sido encontradas muertas en las inmediaciones del lago Thurmond.

 

La Hydrilla es tenaz. Crece en agua dulce en todos los continentes excepto en la Antártida, y se ha encontrado en por lo menos 30 estados en los EE.UU. La planta tolera una amplia gama de condiciones de temperatura, nutrientes, salinidad y turbiedad, y puede crecer muy rápido, una pulgada por día. En el lago Thurmond, la planta se puede encontrar en 11.200 de las 71.000 acres del lago. El Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos ha utilizado herbicidas para controlar temporalmente el crecimiento de la planta en algunas zonas y áreas de baño, pero el impacto en las aves ha fomentado la investigación de tratamientos que serían más extendidos ya a largo plazo.

Para ayudar a los administradores del lago a saber dónde enfocar los esfuerzos de gestión, los investigadores de la Universidad de Georgia desarrollaron una nueva forma de evaluar la distribución de la Hydrilla a través del lago.

El proyecto formó parte del programa DEVELOP de la NASA, en el que los recién graduados universitarios y los primeros profesionales de la carrera utilizan observaciones por satélite de la NASA para abordar un tema ambiental o de política pública. El 18 de octubre de 2015, el sensor OLI en el satélite Landsat 8 adquirió una imagen (arriba) del lago Thurmond. Las superposiciones azules en la imagen de Landsat muestran la extensión de la Hydrilla ese mes. El mapa se basa en un modelo desarrollado por el equipo, derivado de imágenes Landsat 8 y mediciones en tierra.

La Hydrilla crece mejor bajo condiciones específicas de agua y luz. El modelo representa esos parámetros, en esta serie de cuatro imágenes. El factor más importante es la transparencia del agua (arriba a la izquierda). Al bajar un disco de Secchi al agua y medir la profundidad a la que ya no es visible, los científicos pueden estimar la transparencia del agua. En este mapa, las zonas naranjas más oscuras son transparentes y las áreas amarillas son turbias. Las regiones altamente transparentes son más adecuadas para la Hydrilla.

A partir de la medición de la transparencia, el equipo obtuvo otros parámetros, incluyendo la pérdida gradual de luz en profundidad o “atenuación de luz” (arriba a la derecha), el porcentaje de luz que penetra en la columna de agua (abajo a la izquierda) y la profundidad máxima en la que la Hydrilla coloniza (abajo a la derecha). El nuevo modelo integra todos estos parámetros para determinar las ubicaciones ideales para el crecimiento de la Hydrilla. De acuerdo con el equipo de DEVELOP, el modelo “actuará como la base para modelos posteriores con la intención de predecir las futuras ubicaciones en la necesidad de la gestión de la Hydrilla”.

Mapas de Earth Observatory de la NASA por Jesse Allen, usando datos Landsat de la US Geological Survey y observaciones de campo y modelos de datos proporcionados por Abhishek Kumar, Universidad de Georgia. Leyenda por Kathryn Hansen.
Instrumento (s): Landsat 8 – OLI

 

Fuente:   NASA Earth Observatory

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *