La sequía paraliza las vías navegables alemanas

Los muelles están muy tranquilos en el puerto principal de Colonia en el gran río Rin, con cientos de contenedores apilados y esperando su viaje hacia el norte en una de las arterias comerciales más concurridas de Europa. ¿Por qué? Por falta de agua en el río

Colaboración Francisco Martín Colaboración Francisco Martín 28 Oct 2018 - 17:44 UTC

Los meses de escasez de lluvia y el tiempo cálido y soleado bajaron los niveles de agua en el Rin a un nivel récord, lo que obligó a los operadores de embarcaciones a suspender los servicios para evitar que los buques encallen.

"No hemos tenido ningún barco nuevo en Colonia desde la semana pasada; se detienen en Duisburg" a 80 kilómetros al norte, dijo Oliver Grossmann, jefe de la empresa naviera CTS. En condiciones normales, "tres o cuatro" de sus grandes embarcaciones se detendrían cada día en la ciudad conocida por su catedral gótica.

La Sequía Paraliza Las Vías Navegables Alemanas

Las pocas barcazas que aún se arrastran a lo largo del río han tenido que reducir drásticamente su carga para mantenerse a flote.

Se necesita lluvias intensas y generalizadas

En la entrada al puerto de Duisburg, una pequeña torre alberga una estación de medición del Rin. En su techo hay dos paneles LED de 1.55 metros. "Este es el nivel más bajo jamás medido aquí", dijo Jan Boehme, un hidrólogo de la Autoridad de Agua y Transporte.

Las altas temperaturas durante todo el verano y las escasas lluvias han transformado los cursos de agua de Alemania y han creado una crisis invisible desde el inicio del registro en 1881.

El anterior récord de bajo nivel de agua establecido en Colonia en 2003 de 81 centímetros se rompió el viernes pasado cuando el nivel bajó a solo 77 centímetros, dijeron las autoridades. A lo largo del Rin, la situación se ve igualmente grave.

La Sequía Paraliza Las Vías Navegables Alemanas

"Desde julio, los niveles de agua han sido más bajos de lo que normalmente vemos en esta temporada", dijo Boehme, y señaló que en octubre normalmente fluctúa entre tres y cuatro metros.

Aunque el vínculo no está probado más allá de toda duda, las autoridades alemanas dicen que el tiempo de sequía extrema coincide con los modelos de cambio climático elaborados por científicos.

El Rin no es la única vía fluvial importante afectada, con niveles en el Elba que llevan a Hamburgo también peligrosamente bajo. "Esta fase de sequía es excepcionalmente larga", dijo Boehme.

"Para que los niveles de agua suban de nuevo, necesitaremos mucha lluvia. Necesitamos lluvias extensas, intensas y generalizadas".

Duro golpe económico

El secado de grandes franjas del Rin marca un duro golpe a la economía alemana. En 2017, se transportaron 186 millones de toneladas de mercancías entre Basilea, Suiza y la frontera entre Alemania y Holanda, lo que representa aproximadamente la mitad del transporte fluvial europeo, según la Comisión Central para la Navegación en el Rin, con sede en Estrasburgo.

Pero desde que comenzó el período seco, el gigante industrial Thyssenkrupp ha tenido que reducir la producción en su planta de Duisburg "porque no se puede asegurar un suministro suficiente de materia prima", dijo un portavoz de la compañía.

El gigante de productos químicos BASF dijo que había "adaptado" la producción debido a las "entregas limitadas" a su fábrica Ludwigshafen, también en el Rin. El grupo energético RWE está luchando para suministrar carbón a su central eléctrica de Hamm.

Mientras tanto, en Colonia, a pesar del suave tiempo otoñal, los servicios en barcos turísticos y transbordadores se han paralizado.

El hundimiento de los niveles del agua ha alterado dramáticamente un pintoresco tramo del paisaje alemán, exponiendo todo tipo de restos y detritos en las orillas y debajo de los puentes. Bicicletas abandonadas y sumergidas durante mucho tiempo han resurgido por cientos.

De manera más amenazadora, una bomba de 50 kilos de la Segunda Guerra Mundial surgió en el lecho del río seco y tuvo que ser desactivada cautelosamente.

Esta entrada se publicó en Noticias y está etiquetada con sequía, Navegación, Alemania, Rin, en 28 Oct 2018 por Francisco Martín León
Publicidad