¿Se avecina un mes de julio más cálido de lo habitual?

Repaso de las predicciones a largo plazo del modelo europeo y CFS, de la agencia NOAA. Es un mes de vacaciones y preocupa el tiempo, aunque suele traer pocas sorpresas meteorológicas. A continuación te contamos las pocas previstas.

Juan José Villena Juan José Villena 02 Jul 2019 - 17:03 UTC
Calor julio
El mes de julio suele ser muy caluroso y en esta ocasión probablemente será más.

La predicción del mes de julio de antemano está abocada a las altas temperaturas, por nuestro clima y en este caso, también, por las recientes predicciones estacionales que ya avanzaron un trimestre de verano más caluroso de lo habitual. El modelo ECMWF confirma esta máxima a través de sus mapas a largo plazo. Estas próximas semanas contarán con registros de temperatura por encima de la media, sobre todo en el nordeste y el interior peninsular. Y además parece que las lluvias serán ‘normales’, osea que más bien pocas.

El mes ha empezado con las últimas rencillas de la ola de calor extraordinaria que hasta el domingo dejó buena parte de Europa sumida en un ambiente tórrido. Ahora han bajado las temperaturas, pero poco, y no está previsto que a corto plazo vaya a llegar un refrescamiento notable. Así estas próximas jornadas contarán con una anomalía positiva en el mercurio que llegará acompañada de muy pocas precipitaciones, salvo en ciertos puntos del interior, donde se registrará algún que otro chubasco tormentoso.

En la próxima semana las temperaturas parece que se mantendrán por encima de la media a orillas del Cantábrico y del Mediterráneo, y en el promedio o por debajo en el resto del país. Según el modelo europeo, las nubes y las lluvias podrían ser algo más frecuentes de lo habitual, a través probablemente de chaparrones de media tarde y gracias a un embolsamiento de aire frío, ubicado en las capas medias y altas de la troposfera, que nos acompañará los primeros días.

Todo parece apuntar a que la segunda mitad del mes empezará con calor acentuado. Los mapas anticipan registros por encima de la media en la vertiente mediterránea y la mitad sur peninsular. En el noroeste y los archipiélagos los termómetros quizás mostrarán valores más normales. Las lluvias ya estarán cerca del promedio o ligeramente por debajo y, por tanto, habrá muchísimas más sombrillas que paraguas. Además esta tónica parece que continuará en la última semana, aunque las temperaturas más altas ya quedarán relegadas al suroeste de la Península.

El modelo CFS apoya la moción

Los mapas de la agencia estadounidense NOAA van más o menos por el mismo camino. El modelo CFS anticipa temperaturas por encima la media en la mitad norte peninsular, una anomalía que extienden también al mes de agosto. En cuanto a las precipitaciones, prevé valores en general normales; ligeramente por debajo del promedio en el litoral gallego y solo por encima en la Cordillera Cantábrica. Hay unanimidad, pero huelga decir que este tipo de predicciones son experimentales y tienen un buen margen de error. Aunque en estas fechas se nota menos.

Publicidad