tiempo.com

Una megasequía colapsó varias civilizaciones en el Sahara

¿El Sahara fue verde? ¿Hubo una megasequía? ¿Esto tuvo influencia en las antiguas civilizaciones de África y Asia? Conoce los recientes hallazgos paleoclimáticos en este artículo.

Paisaje de un oasis y construcciones en el desierto
El Sahara fue verde en el período del Holoceno, pero un cambio climático extremo generó el colapso de las civilizaciones antiguas.

Una investigación publicada en la Revista Nature Geoscience (NGEO) ha revelado este sorprendente hallazgo. Hace cerca de 6000 años, una serie de megasequías afectaron a varias zonas de África y Asia. Esto llevó a un "colapso" de las civilizaciones antiguas de esas latitudes debido a los extremos climáticos que se vivieron, principalmente en el sudeste asiático. Conozcamos más al respecto, a través de su historia.

La importancia del monzón en el sudeste asiático

Cada año, el monzón del sudeste asiático proporciona recursos hídricos a más de 600 millones de personas. Pero, si se generan pequeñas variaciones en su intensidad o periodicidad, el monzón puede provocar significativos impactos sociales y económicos en dicha región.

Durante el Holoceno medio a tardío (hace unos 6.000 años) hubo un cambio climático que ha despertado gran interés, ya que manifiesta evidentes trastornos sociales en Asia Occidental y Medio Oriente. De hecho, el colapso del Imperio Acadio de Mesopotamia, la desurbanización de la Civilización Indo y la expansión del pastoreo a lo largo del Nilo, son algunos ejemplos de los cambios sociales que se han relacionado con el clima extremo de ese período.

Hasta ahora, no se había considerado este importante cambio climático como un factor determinante en el colapso social. De esta manera, la investigación proporciona una nueva perspectiva sobre la posible ocupación humana prehistórica y los cambios ambientales en el sudeste asiático durante el Holoceno. Los investigadores compararon las tendencias de los asentamientos arqueológicos con nuevos registros de Paleoclima, mediante experimentos de sensibilidad de un modelo del circulación general, incorporando un rango de forzamientos.

La megasequía puso fin al "Sahara verde"

Tanto los resultados observados como los modelados, muestran que el debilitamiento del monzón africano, asociado al final del período del "Sahara verde", fue capaz de amplificar las megasequías del Holoceno en esa parte del planeta. Esto ocurrió debido a la disminución de la temperatura superficial del mar del Océano Índico y un desplazamiento hacia el este de la Circulación de Walker.

Por tanto, la retroalimentación climática del polvo de la vegetación desempeñó un papel importante en la modulación de la variabilidad del hidroclima en el este de Asia. A su vez, pudo haber influido en los patrones de asentamientos humanos en toda la región durante el Holoceno.

Recientemente, en otros experimentos se ha demostrado que el fortalecimiento del monzón de África occidental, y el consiguiente "enverdecimiento" del Sahara, desempeñaron un papel dominante en la supresión del estado y variabilidad del fenómeno El Niño Oscilación Sur (ENOS) durante el Holoceno medio. Esta arista podría explicar los cambios en el hidroclima tropical, a través de la desertificación del Sahara.