tiempo.com

La tormenta descomunal de Valencia: calles anegadas y coches atrapados

En la jornada de ayer la ciudad de Valencia y su periferia vivieron una tormenta muy virulenta que anegó multitud de calles y dejó decenas de coches atrapados. Estos son los datos y las imágenes más impactantes.

Inundación Paterna
Las sobrecogedoras inundaciones de ayer por la noche en Paterna, Valencia.

Ayer la ciudad de Valencia y su área metropolitana vivieron una de las tormentas más intensas registradas en el último siglo. A media tarde los truenos empezaron a retumbar, primero lejanos, llegando desde el núcleo tormentoso que afectaba a las comarcas del Camp de Morvedre y Horta Nord. El sistema convectivo se desplazaba muy lentamente de noreste a suroeste, anegando cada pueblo a su paso y alargando el diluvio durante más de tres horas. Así es como la localidad de Almàssera registró cerca de 150 litros por metro cuadrado. También la Pobla de Vallbona y la Eliana, núcleos urbanos más retirados hacia el prelitoral, pero es que la tormenta trazaba una línea de cumulonimbos transversal a la costa, adentrándose varios kilómetros hacia el interior.

Algunos observatorios de la ciudad de Valencia acabaron la noche rebasando los 200 litros por metro cuadrado. La tormenta más intensa en mayo desde 1871.

Sobre las siete de la tarde el aguacero llegó a los barrios más septentrionales de Valencia y una hora después consiguió abarcar el resto de la ciudad. Los pluviómetros empezaron a sumar litros a una velocidad de vértigo, registrando más de 30 l/m2 en lapsos de apenas quince minutos. Muchos de ellos empezaron la tarde con cerca de un centenar de litros por las tormentas que ya habían azotado la urbe horas antes, y acabaron la noche superando los 200 l/m2. El observatorio de la Agencia Estatal de Meteorología, ubicado en el jardín de Viveros, rebasó esa cifra pasadas las diez y media de la noche. A esa hora había multitud de calles, túneles e incluso carreteras totalmente inundadas, con decenas de conductores atrapados.

Algún que otro observatorio de la red AVAMET fue más allá, como el de Camins al Grau que llegó a los 260 l/m2 o Penya-roja, a los 221 l/m2. “Como si fuera la gota fría” se leía por redes sociales, es que lo era. En las horas previas un embolsamiento de aire frío se había desgajado del chorro polar en las capas altas de la troposfera. Después de bordear el golfo de Cádiz se dispuso a afrontar el mar de Alborán, donde continúa esta mañana. Desde esa ubicación, y con la ayuda de una pequeña borrasca mediterránea que inyectó aire muy húmedo, la depresión aislada en niveles altos (DANA) desató la tormenta.

Según la delegación valenciana de la AEMET, el chaparrón no tiene parangón en un mes de mayo desde al menos 1871, cuando Valencia registró la tormenta que se recordaba como la más intensa del período con 92,7 l/m2. Visto lo de las últimas horas, aquello fue apenas un pequeño sobresalto. Ese año la ciudad sumó 166,7 l/m2 dejando el mayo más lluvioso de la serie… hasta ayer. Desde el 3 de marzo se acumulan 488,6 l/m2, eso es más precipitación en dos meses de lo que suele caer en todo un año (474,9).

Como decíamos, ahora la DANA continúa en la vertical de Almería, desplazándose poco a poco hacia el este. En su flanco delantero, el oriental, ha dado lugar a una borrasca en el norte de Argelia que sigue aportando vientos marítimos a toda la fachada mediterránea de la Península. El norte de la Comunidad Valenciana y gran parte de Cataluña quedan lejos de la zona más inestable, pero el resto de la vertiente está en disposición de registrar nuevas lluvias y tormentas intensas a lo largo del día de hoy. Previsiblemente, las más fuertes quedarán entre la provincia de Alicante y la Región de Murcia. También habrá chaparrones vespertinos reseñables en zonas centrales de Aragón y Lleida. La ciudad de Valencia, tan castigada en el día de ayer, quedará al margen de los aguaceros. A lo largo de mañana las lluvias remitirán.