Pablo pasa a ser un huracán de categoría 1 entre las Azores y Galicia

Pablo debería estar debilitándose desde hace horas, al sobrevolar un Atlántico ya con aguas frías, del orden de 19 o 20 ºC. Sin embargo, sigue reforzándose y se ha convertido en un extraordinario huracán de categoría 1.

Juan José Villena Juan José Villena 27 Oct 2019 - 16:35 UTC

A contra pronóstico, Pablo se ha convertido en un huracán de categoría 1 entre las islas Azores y Galicia. No supone un riesgo para la Península Ibérica porque se mueve hacia el norte y después girará al noroeste, siempre sobre el océano, pero es noticia por su inusual localización. Se ha intensificado sobre aguas frescas, con temperaturas de 19 y 20 ºC, que sobre el papel deberían estar menguando el potencial del ciclón. Según los meteorólogos estadounidenses de la NOAA, esto podría estar sucediendo debido al descenso de temperaturas, también, en las capas medias y altas de la troposfera. La convección profunda parece haber encontrado sustento en ese aire frío.

Ahora el ciclón presenta rachas de viento de hasta 120 kilómetros por hora y una presión mínima de 983 hPa, que tiene lugar en un ojo aún limpio. En la era moderna de los satélites nunca se había visto una intensificación de un ciclón, aún con características tropicales, tan al norte y este del océano Atlántico. Es realmente raro.

En las próximas 24 horas Pablo será arrastrado por un frente hacia el noroeste, sobrevolando un Atlántico aún más frío que debería debilitar al ciclón definitivamente y convertirlo en extratropical. A partir de entonces, el sistema será absorbido por un centro de bajas presiones más amplio. Dentro de 72 horas probablemente se habrá disipado.

Publicidad